Porque amamos el fútbol

Messi, para F&P, Balón de Oro

Octubre/2017

Messi, para F&P, Balón de Oro

Nuestra decisión

-

-

-

Futbol & Pipas

 

Se acerca la decisión final sobre el Premio al Balón de Oro, el trofeo que galardona al mejor jugador del mundo, y en primer lugar, quiero hacer una reflexión inicial en el sentido de penalizar a todos aquellos que hacen campaña interesada por determinados jugadores, sobre todo en momentos del año en los que no procede realizar dichas campañas. En el presente ejercicio, ha habido profesionales del fútbol que pedían el trofeo para un determinado jugador en pleno mes de julio, faltando aún 6 meses de competición, cosa que no es lógica y reiteramos, les penaliza.

 

Y la segunda reflexión viene a colación de qué se valora a la hora de otorgar el premio. En este sentido, entiendo debe valorarse principalmente la vertiente futbolística del jugador, pero también, en segundo término, la vertiente humana de estos gladiadores del siglo XXI que son ejemplos para muchas personas, en especial para niños y niñas.

 

Nuestros finalistas en el presente ejercicio son Pirlo, Casillas, Iniesta, Falcao, el Kun, Cristiano y Messi. Todos ellos excelsos deportistas, todos ellos jugadores que justifican como diría el dicho futbolístico el precio de una entrada. Y de todos ellos, nos quedamos con Leo Messi, además sin discusión. A continuación, pasamos a motivarlo.

 

Primero están sus cifras. Datos objetivos. En el momento en el que escribimos, 73 goles esta temporada. A dos del récord de Pelé, y a doce del récord histórico del “panzer” Torpedo Muller. Dos máquinas de la historia del fútbol que jugaron en tiempos en los que existían más espacios y el fútbol se jugaba a 3 velocidades menos.

 

Pero lo más grande de Leo, es que además de ser quien más goles marca, es uno de los jugadores que más asistencias reparte. Y esto va con la progresión o evolución del futbolista. El Leo Messi de los inicios era un increíble jugador que marcaba muchos goles, pero que sólo finalizaba, no asistía. Con los años, el argentino ha sabido entender el juego, y ha sabido comprender que el fútbol es un deporte de equipo en el que sólo sobrevives si te apoyas en tus compañeros. Esa evolución, o esa capacidad de crecimiento futbolístico temporada tras temporada por parte de Leo, hacen de la Pulga un superdotado. Siendo el mejor, cuando la mayoría de los jugadores tienden a perder prestaciones con el paso de los años, Leo ha hecho el camino inverso, cuando perfectamente su fútbol daba para continuar sin evolucionar. Es esa capacidad de aprendizaje y crecimiento lo que le convierten en el mejor.

 

Pongamos otro ejemplo. Cuando comenzó, Leo no chutaba faltas. Ni se le había pasado por la cabeza. Hoy, es uno de los mejores especialistas en el mundo, gracias a trabajárselo entreno tras entreno.

 

Continuamos con los números. Máximo goleador del trofeo Pichichi con 50 goles batiendo el récord de Cristiano. Máximo goleador de la historia del Barça superando a un mito, Ladislao Kubala. 

 

Saltamos a Argentina. 2012 es el año de consolidación de Leo en el combinado argentino. Se gana definitivamente la capitanía, y lidera a la albiceleste en el pre-clasificatorio para el Mundial de Brasil. Pero lo más importante, se gana definitivamente la admiración y respeto de los argentinos, y consigue adaptar su juego a otro sistema y a otros jugadores. En resumidas cuentas, Leo consigue ser también el mejor, capitaneando a su selección.

 

Vistos los datos, vamos a la parte humana y a sus características como jugador. Desde un punto de vista humano, Messi es una persona humilde que ha sabido asumir su rol en esta vida. Es un elegido y se dedica a practicar su profesión con humildad y respeto por sus compañeros, rivales y grada. Pese a haber sido objeto de alguna agresión durante el presente ejercicio, es un chico que no cae en las provocaciones de los contrarios.

 

Y pasamos finalmente a analizar sus características como jugador. Leo es un atacante con un talento natural para el gol. Se desenvuelve en tres cuartos de campo para arriba, con tendencia a ocupar el espacio central pero con posibilidad de jugar a pierna cambiada por la banda derecha haciendo diagonales (su posición inicial en el Barça, hasta el cambio a la posición de falso 9). Es un jugador que tiene la virtud de generarse su propia jugada, pero que también puede rematar por sorpresa viniendo desde atrás, incluso de cabeza, una suerte del juego que no extraña. En los últimos tiempos ha añadido otra faceta, esa capacidad para dar el último pase a un compañero mejor colocado, siempre pivotando desde el medio con las antenas puestas en ambas bandas.

 

Su capacidad de combinación es indiscutible. Trenzas, diagonales, tuyas y mías, hasta que visualiza el hueco para colarse definitivamente en el espacio justo para soltar un zarpazo con su pierna sinistra. Suele chutar a reventar, pero tiene capacidad para colocar de rosquita, sobre todo por abajo en el palo largo del portero.

 

Otra faceta fundamental de su juego, además de su conducción en carrera a lo “Play Station”, es su colocación. Es el jugador más intuitivo. Siempre está bien colocado, y lo anterior provoca que sepa dosificar perfectamente todos los esfuerzos que realiza. Arranca cuando tiene que arrancar. Presiona cuando tiene que presionar. Y camina cuando tiene que caminar. Es como si supiera a dónde ira a parar el balón, su mejor amigo.

 

La derecha únicamente la utiliza para rematar tratando de sortear al portero con una pequeña vaselina.

 

Es un consumado tirador de faltas, aunando potencia y colocación.

 

Los penaltys los suele tirar raso, por debajo, esperando que el portero caiga.

 

Pero lo más destacable de su juego es esa tremenda arrancada sorteando contrarios. Tiene unos 10 primeros metros sensaciones. Pero los 10 siguientes, son aún mejores. Con el tiempo obviamente perderá potencia y limitará muy mucho ese tipo de jugadas. Vivirá de su intuición y remate, pero hasta que llegue su capa caída, hay que seguir disfrutando de ese fútbol directo y vertical que atesora, característica que da equilibrio al fútbol control del Barça.

 

A nivel de títulos, Messi se ha coronado como campeón del Mundial de Clubes derrotando al Santos de Neymar. Campeonó en Europa, con una Supercopa, y ganó la Copa del Rey a nivel nacional. Eliminado en Champions en semifinales, y segundo en Liga tras un Real Madrid con mucha pegada. Es decir, no lo ha ganado todo, pero ha continuado ganando títulos.

 

¿Por qué no Casillas? Ha ganado la Liga y la Eurocopa, pero su nivel, siendo soberbio, no ha sido el nivel de otras temporadas.

 

¿Por qué no Cristiano? Porque su fútbol es más individual y menos colectivo que el de Messi, porque sigue sin entender el juego colectivo como Leo, porque no tiene la capacidad de evolucionar del argentino, y porque su actitud en el campo y fuera de el dista mucho de un comportamiento humilde.

 

¿Por qué no Iniesta? Porque existe Messi. Andrés Iniesta es el jugador que mejor entiende el juego del fútbol en el mundo, junto a Sergio Busquets.

 

¿Por qué no Pirlo? Porque pese a ganar la Liga y ser subcampeón de Europa, sus prestaciones son muy limitadas comparándolas con Messi. Es el mismo caso que Xavi.

 

¿Por qué no el Kun? Porque pese a ganar la Premier con el City tras muchísimos años, le falta un punto de regularidad en su fútbol.

 

¿Y por qué no el Tigre? Porque pese a que es el mejor 9 del mundo, no tiene la regularidad ni la variedad de recursos que Messi. Todo y así, ahora mismo es el jugador más en forma de Europa, ganador además de la Europa League y la Supercopa de Europa. Si continúa así, fichará por un grande y le puede disputar el número 1 a Leo.

 

En resumidas cuentas, el 2.012 también es de Leo Messi. Por mucho que algunos pocos se empeñen en postular a otros jugadores.