Porque amamos el fútbol

El Barça se enroca

Octubre/2017

El Barça se enroca

Tablas

-

-

-

Futbol & Pipas

 

En esta crónica leeréis aquellos que nadie os contará.

Tremenda sorpresa con la alineación inicial del Barça. Va y Tito parte sin defensas, con 3 jugadores de menos de 1,80 y uno que lleva jugando 2 telediarios de central. Sinceramente si Tito Vilanova no apuesta por Bartra y tampoco alinea a Song, hay que convenir que ha existido un error grave de planificación esta temporada. Si el Barça no sufrió más en defensa es porque el Real Madrid está entrenado por Mourinho. Cualquier entrenador con iniciativa ofensiva hubiera urgado en una defensa sin defensas, pero el Real se conformó con el empate. El Real es fiel reflejo de su Míster, José Mourinho.

Por parte del Real, la sorpresa fue la incorporación de Marcelo por Coentrao y la alineación de Mesut Özil. En esta ocasión José Mourinho apostó por 4 jugadores eminentemente ofensivos (Di Maria, Özil, Cristiano y Pink Panter Benzemá).

 

La primera parte fue del Real Madrid, que estuvo a punto de noquear al Barça tras el 0-1, con un tiro al palo de Benzemá tras entrar los jugadores madridistas en la "cocina" defensiva culé. De hecho, un calco del primer gol. Desequilibrio en tres cuartos de campo, que provoca que Alves pierda la posición cubriendo a su compañero, y esa concreta acción deja solo a CR7 para marcar con la sinistra. Últimamente Víctor no le saca una a Cristiano.

 

Perdonó así pues Benzemá el 0-2, y en la siguiente jugada, Messi recoge un rechace en la defensa merengue para batir a Casillas siempre atento a su cita con el gol. Leo Messi es el jugador con más intuición que he visto en mi vida. Capaz de estar siempre en el sitio correcto y de regular su fuerza en el campo corriendo cuando es necesario y descansando cuando el juego lo requiere.

 

La sensación en ese momento es que el Barça tenía un boquete en defensa, y que Leo consiguió poner un parche y ganar el túnel de vestuario para que Tito en la segunda parte rectificara. Por cierto que junto a Messi, el mejor culé del encuentro fue Sergio Busquets, el mejor medio centro del mundo, que merece dejar ya el número 16 en su camiseta.

 

Tito no quiso arreglar el pequeño desaguisado y tras un inicio físico del Real, el Barça pareció recuperar la pelota. En esas que una falta en cuasi la frontal del área, es ejecutada magistralmente por Leo Messi en la mejor tradición de los grandes ejecutores de falta. Leo, que hace 3 años no tiraba faltas, ahora también las tira, y muchas dentro. Podemos considerarle un gran especialista. Es lo que tiene Leo Messi. No se conforma. Otro, si fuera el mejor, pararía. Leo crece año a año. Ésta es quizás la diferencia entre Leo y Cristiano. Los 2 son unas bestias, pero Leo con los años ha aprendido el juego como nadie, aprendiendo a jugar a nivel colectivo, y a Cristiano, que es muy bueno, le falta esta última asignatura.

 

Tras el 2-1, Tito ordena retener el balón, pero en una pérdida en medio campo, el medio campo merengue habilita a Cristiano quien solo ante Víctor lo vuelve a batir por bajo. Cristiano le tiene tomada la medida a Víctor. Seguramente el empate hacía justicia por lo visto en el terreno de juego si no fuera que el árbitro se mostró excesivamente tolerante con el juego duro del Real Madrid. Probablemente Xabi Alonso debió marcharse expulsado. Parece muchas veces que el Barça debe luchar contra los elementos y se dan por sentadas unas máximas que no son justas, como la permisividad de los jugadores del Real a la hora de azotar a los pequeños bajitos culés.

 

En el último arreón, el equipo local se vino arriba, y Montoya con un travesaño, y Pedro en una jugada de sprint y fuerza, estuvieron a punto de poner el 3-2 en el marcador. Por cierto, buen partido del canterano Martín Montoya a quien la gente está descubriendo, pero que hace tiempo debería ser titular si el Barça hubiera sido pillo con la venta de Alves. Como siempre, no llegarán a tiempo. Se trata de planificar y pensar con la cabeza.

 

Las tablas lo dejan todo igual. El Barça, en un error de planteamiento de su técnico (llamó también la atención que Tito no agotara el tercer cambio), fue incapaz de sepultar al Real Madrid. Los culés siempre han tenido el "debe" de no saber rematar a los merengues, quienes, como todo el mundo sabe, tienen más vidas que un gato. Los culés recordarán este encuentro, y los merengues también, ya que no siempre el Barça juega con 0 defensas. La oportunidad era histórica para dar un pasito palante. No obstante ello, a Mou le cuesta horrores dar pasitos. O quizás es miedo. Quien sabe.

 

El espectáculo fue bonito para el espectador. El Barça, en resumen, que pudo hacer jaque mate, se conformó con el enroque. Mañana más. Buenas noches, y buena suerte.