Porque amamos el fútbol

Mal Barça. Mal Real. Madrid campeón

Agosto/2017

Mal Barça. Mal Real. Madrid campeón

La crónica

-

-

-

Futbol & Pipas



El partido se inició con la baja de última hora de Alves, que fue sustituido por Alba y Adriano fue desplazado a la derecha. La cuestión no es baladí. Alves es de los pocos jugadores diríamos de carácter del equipo “culé” (el recién llegado Song se suma a este tipo de jugadores). Si a la falta del vitamínico Alves, le unes que las charlas de Tito tienen pinta de ser monótonas y pesadas, tenemos como resultado que el Barça salió durante los primeros 45 minutos poco tenso. Y esa falta de tensión se acabó plasmando en una distinta velocidad entre los 2 equipos.

 

Lo anterior, unido al primer gol tempranero de Pipita en un fallo garrafal de Mascherano, que no midió el espacio adecuadamente, provocó que el Barça jugara con su defensa avanzada, circunstancia que puso el partido en el sitio que quiere Mou, espacios y muchos metros entre Valdés y su defensa, para jolgorio de los delanteros merengues.

 

Y por aquí llegan las 2 jugadas claves del Real en la primera parte. Fallo de Piqué que habilita a Cristiano para el 2-0, y expulsión justa de Adriano por derribo al propio Cristiano. El Barça se quedaba con 10, y Vilanova, tarda 5 minutos en darse cuenta que el cambio era Montoya por Alexis.

 

En los últimos 10 minutos del primer tiempo, el Real Madrid más mermado físicamente por el esfuerzo, baja la tensión, hecho que aprovecha el Barça para recuperar el balón pero sin llegar. Es entonces cuando aparece el gran LEO MESSI para ejecutar magistralmente un golpe franco que pone en liza de nuevo al Barça. Leo, mejor o peor, siempre aparece.

 

En resumen, un primer tiempo en el que Mou le gana claramente la partida a Tito, que no ha sabido tensar a sus hombres de forma adecuada. Los equipos reflejan la personalidad de sus entrenadores, y Tito, por mucho que se silencie, tiene sangre de horchata. Es un hombre tranquilo. Y ello se ve en el terreno de juego. Por cierto, Xavi no está ya para jugar a un fútbol físico de nivel. A ver si Tito tiene “bemoles” para hacer la pequeña revolución que sí hizo Pep.

 

Por parte del Real, el estandarte fue Pepe, que animó con su fuerza al resto del equipo. Pese a ello, Pepe continúa teniendo un grave problema de coco. Algún día cometerá una locura en un campo.

 

En cualquier caso, el primer tiempo fue un baño.

 

Inexplicablemente, la segunda parte el Real con un hombre más, se tiró atrás y cedió la iniciativa, temeroso. Nos pareció una reacción propia de un equipo mediano, no grande.

 

Al recuperar el Barça la pelota, con paciencia, vinieron las oportunidades, y Pedro hizo uno de los mejores partidos que le recordamos quedándose un par de veces solo ante Casillas, que resolvió bien.


Poco a poco iban cayendo los minutos y Tito movió el banquillo haciendo debutar a Song.

 

Tras una pelota al palo de Pipita, en el rush final Montoya y Messi tuvieron el gol en sus botas, mientras Mateu Lahoz seguía tolerando muchas cosas al equipo propietario del estadio. Estuvo caserillo Mateu, como quería Mourinho.


No obstante ello, con un jugador menos, al Barça le faltó físico hasta el final, amparándose en el talento de Iniesta. Xavi, otra vez desaparecido en combate.

 

Horroroso el Barça en defensa en la primera parte, en partido alarmante, mejoró en la segunda sin alardes. No nos gustó el Barça en tónica general. Y el Real Madrid, bien en la primera parte, pero equipo pequeñín en la segunda en la que podía derrocar la hegemonía del Barça e increíblemente se tiró para atrás. 

 

Pep cambió la historia. Mourinho no la cambiará, porque no quiere. Y a Tito le falta valor para cambiarla. Parece una temporada como de transición. Nada ha cambiado. Y eso es lo preocupante. Felicidades al Real Madrid, y bronca grande a su público que ha entrando en un conformismo muy propio del barcelonismo de los 80.