Porque amamos el fútbol

Italia reinventa su alma..con el método Prandelli

Junio/2017

Italia reinventa su alma..con el método Prandelli

Diario de la Euro

-

-

-

Futbol & Pipas

 

Italia reinventa su alma… con el método Prandelli

 

Pocos aficionados apostaban por Italia antes de la Eurocopa. Entre la muchedumbre, también el que suscribe. El mal sabor de boca tras el Mundial marca muchas veces los pronósticos. No obstante ello, el Scudetto de la Juventus esta temporada podía apuntar al camino de una recuperación… Sin embargo, no estaba entre las favoritas. Seamos sinceros.

 

Ya en el partido primero de la Euro contra España, pareció no temerle al balón pugnado con los locos bajitos por el esférico. Y durante la fase de grupos más los cuartos y semis, ha consolidado un grupo y un sistema que instauran una especie de restauración futbolístico en el país de la pasta. Un renacimiento futbolístico ejemplificado en Clark Gable Pirlo.

 

Ayer, consiguieron neutralizar el fútbol a raudales y trompicones de los alemanes. En primer lugar, teniendo el balón de buenas primeras. En segundo lugar, sabiéndose defender cuando tocaba. Y finalmente, desequilibrando en el frente de ataque con Tallentino Cassano haciendo de las suyas. Como dice el gran Carles, bocatta di cardinale…

 

En una de estas jugadas, el pequeño italiano saca de su zona natural al excelente Mats Hummels para romperle la cintura a ritmo de chotis y poner un centro en el área pequeña que remata a placer y por anticipación Mario “Dinamitelli”, ante la pasividad y bondad de Badstuber. Nada pudo hacer el fantástico Neuer.

 

Con el 1-0 en el marcador, a Alemania le entraron los nervios y se inició un progresivo abandono táctico que acabó en la segunda parte con una fiesta de las cervezas alemana donde cada uno iba por su banda, sin ningún orden ni criterio. El único que se salvó fue Mago de Özil, que dio la cara en todo momento tratando de ponerse al equipo sobre la espalda. Sin embargo, no fue el día de los Podolski (decepción tras decepción), Mario Gómez (cambiado en el descanso), Swansteiger (mermado físicamente), o Tony Kroos (poco certero ayer). Únicamente la entrada de Reus pareció darle a los teutones cierto impulso, evaporado en el minuto 20 del segundo acto.

 

Mucho antes, un excelente servicio de 35 metros a lo Bernardo Schuster de Montolivo, engancha a la defensa alemana con aquello irreproducible en el vientre, habilita Lahm para que Súper Mario, en carrera y lanzado suelte un zambombazo inapelable por la escuadra. Ningún portero en el mundo podía haber parado el chutazo.

 

Con el 2-0 en el marcador, y entrando en el segundo tiempo, llegó el momento Pirlo, el momento de control, el momento del eje sobre el que giran todas las ruedas de los Azzurri.

 

El guión era Özil empujando cual Asterix ayudado por su Obelix particular llamado Khedira, y por parte italiana, Pirlo dirigiendo los timings para conseguir 3-4 oportunidades de oro para rematar a los alemanes. En una de ellas, gol anulado a Balzaretti, en un fuera de juego justo que culmina una excelente Euro para los árbitros… Han rayado a buen nivel. Por cierto que de Balzaretti nos viene hablando Carles López todo el año. Algunos lo han descubierto en esta Euro.

 

El partido se derretía como un helado italiano en las Ramblas de Barcelona, los alemanes obligados por instinto empujando sin sentido hasta encontrar un penalty que anota Özil. Mientras, Buffon, De Rossi y Marchisio se habían ganado un cielo azul. Azul como la bandera italiana. Sobre blanco.

 

Italia reinventa su alma. Carácter competitivo. Viva la Italia. Forza Italia. Espera España.