Porque amamos el fútbol

El fin justifica los medios

Febrero/2017

El fin justifica los medios

POST OPINIÓN

-

-

-

Futbol & Pipas

 

Se trata de meter presión

 

La obsesión por ganar provoca que la mente humana sea capaz de todo para conseguir el resultado. Es aquello del fin justifica los medios. En el mundo del fútbol se materializa en césped seco, campos pequeños, fútbol violento, provocación constante, queja incesante a los árbitros, etc. Todo ello a fin de conseguir una ventaja EXTRA que te permita lograr el ansiado campeonato, olvidando absolutamente las normas de deportividad y olvidando que los protagonistas del mundo del balón son vistos por millones y millones de niños.

Múltiples ejemplos se pueden ver de lo anterior. Jugadores agresores que pegan una patada y se van a por el árbitro protestando. Jugadores agresores que llegan a afirmar fuera del terreno que no han hecho nada. Provocadores natos que tratan de engañar al personal manifestando que su violencia no es intencionada. Personajes que se tiran año y medio presionando al estamento arbitral y que cuando el equipo contrario de forma elegante se queja, se tiran contra el equipo contrario.

Son aquellos mismos tipos que cuando están sobre el terreno de juego en todas las jugadas en su defensa, levantan la mano reclamando al árbitro un fuera de juego. Y que cuando la misma acción se produce en ataque, presionan al árbitro para que no pite fuera de juego. Aquellos macabros que cuando defienden agreden y violentan, y que cuando atacan y les sacan el balón simulan que son agredidos. Aquellos que cuando ganan se repliegan, y cuando pierden provocan tanganas para cortar el ritmo de los mejores.

Aquellos que cuando acaban los partidos esperan a los árbitros para rematarlos fuera de los terrenos de juego, con el beneplácito de jueces parciales que forman parte del tinglado, y que cuando tienen que sancionar, el juez del tinglado pide que el agredido quede bañado de sangre, y que cuando se tiene que sancionar al agredido, no dudan en ir a por él sin piedad, se trata de conseguir esa ventaja EXTRA que te dé el campeonato.

Lo más irónico de toda esta historia, es que el jefe de los agresores se dedica en sus ruedas de prensa a hablar de valores e historia, de maneras y de formas, de educación y deportividad…. Cosas de la vida, y aviso a navegantes. En caso que los agresores ganen el campeonato, cuidado porque los agredidos deberán aguantar mofas, provocaciones e insultos. Y  mientras, el que debe sancionarlos, seguirá callado tomándose un puro al lado del mandamás de los agresores. Menos mal que todavía agresores y agredidos viven y compiten en Europa.