Porque amamos el fútbol
Ryo Miyaichi title
Wigan Athletic
Ryo Miyaichi
1992
Japón
1,83
Interior derecho
twitter.com/RyoMiyaichifan



Jugador joven apto para ocupar cualesquiera de los 2 costados ofensivos pues aunque es preferentemente diestro (si bien maneja con cierta solvencia su pierna zurda), se desenvuelve con agilidad y soltura por todo el frente de ataque y en especial por ambas bandas.


Una vez más hay que felicitar al mejor captador de jóvenes imberbes que conocemos, el “zorro Arséne Wenger” porque intuye claramente el talento donde otros sólo lo sospechan tímidamente. Su ojo clínico e instinto está EN OTRO NIVEL Y DIMENSIÓN, muy por encima de la media, y si no qué le pregunten cuantas plusvalías le ha sacado al Barça por jugadores que el Arsenal adquirió siendo muy jóvenes, mientras las apuestas foráneas jóvenes de can Barça han sido históricamente Ivan Gabrich, Danny Muller, Ronnie Ekelund, Goran Vucevic…-bueno este último apuntaba buenas maneras pero no sabemos que ocurrió…aunque no seguimos con más nombres porque nos da un órdago. ¿Alguien recuerda qué han hecho en el mundo del fútbol de destacado alguno de los susodichos? “pa´mear y no echar gota”…Bueno menos mal que Minguella les presentó en su día a un tal Leo Messi y cuenta la leyenda que el bueno de Charly Rexach tenía una servilleta a mano que no tuvo que ir a buscar…porque correr, claro está, es de cobardes y el fichaje
se hubiese frustrado quizás…

 

En cualquier caso, ciñámonos al súper clase que apunta ser este nipón DESCARADO en su juego y con un punto “Kamikaze” en sus maneras como todo buen “Japo”. Y cuando decimos kamikaze es porque a pesar de su bisoñez este atrevido jugador exterior va siempre a por el enemigo, a degüello. Busca el enfrentamiento cuál samurái que intenta restañar el honor lacerado.  Es de los jugadores de banda que no eluden al contrario sino que lo buscan, van “a muerte” a por él para dejarlo tirado cuál pasto de los buitres.

 

Probablemente en un futuro tenga que saber elegir mejor el momento pero ahora mismo resulta excitante ver sus cabalgadas en banda. Modestamente, uno no tiene tiempo para seguir el fútbol juvenil japonés –Oliver y Benji no cuentan (sic)- así que descubrimos a Miyaichi hace 2 años en su cesión al Feyenoord holandés donde cuajó una gran temporada en aquella época resultando un “abrelatas” perfecto en la banda. Su dríbling, velocidad, agilidad y elasticidad, su cambio de ritmo tras finta o amago le convierten en una anguila difícil de sujetar. Posteriormente el año pasado en el Bolton ratificó todas las buenas maneras que apuntaba si bien su morfología algo delgaducha y escuálida le convertía en blanco fácil para los amantes del juego de contacto típico de las islas británicas. No obstante, su maduración y progresos han sido incuestionables el curso pasado y este año creemos que su nueva cesión en el Wigan (¿?) van a acabar de pulir sus pocos defectos y conformarle un carácter más duro y resistente. Amén de ganar peso y músculo intentando no perder velocidad por el camino (vamos, lo que tuvo que hacer Robinho cuando aterrizó en el Madrid siendo un alambre con cabeza!).

 

Nos parece además que al margen de esas precipitaciones puntuales buscando en ocasiones un desborde improbable, resulta en general un jugador inteligente y listo, con ese punto de picardía propio de los mejores futbolistas asiáticos que parece que esconden tras sus ojos rasgados algún truco de hechicero fumanchú o un golpe letal “Bruce Lee-niano”.

 

Futbolista a seguir y a degustar con fruición. Como no renueve Walcott esta temporada, el año que viene las bandas del Arsenal pueden acabar siendo con todas las garantías propiedad de los jovencísimos Oxlade-Chamberlain y Ryo Miyaichi. ¡¡Buff!! Menuda dupla para una década.

 

By CL – Agosto de 2.012