Porque amamos el fútbol
Arda Turan title
Atlético de Madrid
Arda Turan
1987
Turquía
1,76
Interior izquierdo
twitter.com/66ardaturan


Lo de la ubicación y/o posición en el campo de este futbolista es meramente orientativo porque su polivalencia le permite ocupar cualquiera de las demarcaciones ofensivas del dibujo táctico, es decir, puede jugar en cualquiera de las 2 bandas y también espabilarse como 2ª punta. En todo caso, y aunque sea un enorme futbolista, lo que no le vemos cualificado es para desarrollarse como un “10” de corte clásico. Ahí no.

 

Arda Turan sería lo que nuestro admirado y añorado Andrés Montes (RIP) extrapolado al básket llamaba “un JUGÓN”; y en el caso del turco con todas las de la ley. Jugador de los que justifican el precio de la entrada, puro espectáculo circense en ocasiones, pero la mayoría de las veces productivo, fértil y prolífico dentro de su cierta anarquía táctica.

 

“Nos gusta Arda hasta con minFarda” (sic) en otras palabras, que para un gourmet del fútbol la alineación de cualquier equipo tendría que ser Turan y diez más.

 

Es un jugador que tiene algo de los de clase llamados “Guadianas”, por su tendencia a desaparecer o caer en el ostracismo de algunos partidos que parece que se jugaron con él en la alineación titular pero que acabó viendo el partido desde la grada, por su “incomparecencia”. Pero por suerte eso sucede cada vez menos y el Arda Turan actual es un futbolista cada vez más regular, participativo y presente. Y sobretodo valiente en sus decisiones, de los que no se arredra, de los que pierden balones pero porque se la juegan (hay futbolistas cloroformo que nunca pierden un p…pase “horizontal”, pero sólo con eso no se vence pues quien no arriesga no gana). Para entendernos y salvando las distancias, le une un cierto parecido con el atrevimiento del inigualable Andrés Iniesta, que aunque sabe contemporizar cuando toca, arriesga siempre que puede en su fútbol a la postre desequilibrante.

 

Arda Turan no es un gran goleador, si bien es cierto que en sus últimos 3 años en el Galatasaray promedió una cifra alrededor de los 10 goles, y a la que estamos seguros que este nuevo curso llegará en las filas colchoneras.

 

Aunque Turquía se ha caracterizado por grandes resultados en los últimos escenarios internaciones de selecciones desde hace 3 lustros aproximadamente (habida cuenta que no venía de ser anteriormente una selección puntera), lo que llamaba la atención del juego otomano era una entrega y lucha sin límite, una pasión y un entusiasmo colectivos que les hacía vencer en partidos que eran “a priori” desafíos quijotescos. Esos guerreros turcos tenían siempre la compañía de un artista, y ahí nos viene a todos a la retina la imagen de Hasan Sas, por ejemplo. No era el paradigma de jugador espartano en cuanto a capacidad de sacrificio pero tenía ese punto genial que “hacía la diferencia”. Pues bien, el fútbol de Arda Turdan entendemos que se asemeja en mucho a esa naturaleza artística-genial del gran Hasan Sas. Jugadores impredecibles, imprevisibles, con un alto grado de fantasía y toques mágicos en su ejecución. Vamos, ¡un jugón! y punto. Ocurre que para la suerte de Turan, esas gotas de talento y fantasía suelen ir trufadas de eficacia y eficiencia, si no, sólo podría jugar en los “Harlem Globertrotters del fútbol” y aún no se han fundado…

 

Arda arranca preferentemente desde la banda izquierda a pierna cambiada y usa su cuerpo potente aunque no muy alto (1’76) para contrarrestar las embestidas rivales. Su fuerza le permite no salir trastabillado en los cuerpo a cuerpo y sus recursos técnicos se encargan del resto. Finta y amaga por un lado, sale con una bicicleta por el otro…un prestidigitador técnico en toda regla, con más potencia en el cambio de ritmo que velocidad propiamente dicha. Mamma mia si fuese un pelín más rápido…bueno entonces, tendría el “Ángel” de Di Maria…

 

Es un futbolista para paladearlo y deleitarse y eso sí, cuando no tiene el día pues para acordarse de su árbol genealógico… pero siempre creemos que te da más de lo que te resta, y en un fútbol tan homogeneizado y vigorizado como el actual, los futbolistas “Diferentes” deberían de tener tratamiento de especia protegida.

 

Pasen, vean y disfruten. Nos gusta el fútbol.

 

By CL – Agosto de 2.012