Porque amamos el fútbol
Javi Álamo title
Real Zaragoza
Javier Álamo Cruz
1988
España
1,90
Interior derecho
twitter.com/javier_alamo

Futbolista canario de corte elegantísimo del que uno se declara admirador confeso y al que le seguimos en el Recre de Huelva en 2ª división siempre que teníamos tiempo y ocasión.

 

Formado en las islas afortunadas de donde es originario y con un periplo posterior algo sinuoso que le llevó en estancias de distinta duración a pasar por la Cultural leonesa, Real Mallorca CF, Real Unión de Irún…hasta consolidarse desde hace 2 años en el Recre onubense (de la mano de Álvaro Cervera), y donde desarrolló partidos memorables al lado de otros anónimos realmente; reflejo de la irregularidad e inconstancia que hasta la fecha ha marcado su trayectoria en el fútbol profesional.

 

Ocurre que a diferencia de otros jugadores que son todo pundonor, casta y tesón, lo que tiene Javi Álamo es más clase que David Crockett en “el álamo”. Es un futbolista fino y estilista, que por su ubicación en banda derecha del ataque y por su figura y perfil técnico nos trae a la memoria algunos tics “Michelianos”, pero sobretodo nos refresca en la retina carreras del espigado y brillante Adolfo Aldana y también del bueno de Marcos Vales. Hay alguna similitud física lejana con ellos 3, y sobretodo de índole técnica, de forma ostensible y en ocasiones hasta llamativa.

 

Porque sí, en efecto, Javi Álamo es sobretodo un interior y jugador de banda derecha (un “8” puro, reubicable y/o adaptable a la media punta o 2º delantero, pero no entendemos que sea su mejor posición);  desde la banda es donde mejor proyecta sus jugadas de ataque amparado en su poderosa zancada y sutileza técnica, en su dominio de balón y esa irreverencia en el desborde de los que se saben que tienen un truco más que el rival. Descarado pues por momentos, atrevido casi siempre y en definitiva, resolutivo. Su solvencia le vale para la asistencia rosquiana gracias a su visión de juego, para el uno contra uno, para la asociación y el desborde, para el tiro esquinado y colocado ,etc. En resumidas cuentas, cuando disfruta de la confianza del míster (cosa que ha sucedido en el Huelva), es un manantial de producción ofensiva que ya debía de haber debutado antes en primera división pero bueno, cada futbolista tiene sus tiempos y quema sus etapas con diferente mecha, más lenta y larga, o más abrupta, corta y veloz. Recordamos que el imborrable y memorable juan Carlos Pérez Rojo no debutó en el Barça de Terry Venables hasta los 24/25 años y en cambio, luego fue el mejor jugador de aquél equipo que ganó la liga 84/85. Así que para muestra…

 

En el debe de Javi Álamo podría recriminársele tiempo atrás cierta apatía, abulia o displicencia para el pressing defensivo, aunque no indolencia. Pero en esa faceta también ha progresado a su favor. Sucede que esa falta de garra en la destrucción es tu carta de defunción para algunos entrenadores de convicciones “amarrateguis”, sobretodo si el futbolista es joven y tiene muy buena planta (que es el caso). A partir de ahí, creemos que hay demasiados prejuicios con presuntas sospechas de vida dispersa y disoluta de los jugadores. Sea como fuere, cada uno es dueño de sus actos y el futbolista profesional de hoy día sabe que para maximizar y optimizar sus posibilidades de éxito, o es un superdotado tipo Balotelli –aunque en este caso díscolo e irascible-, o tiene que aceptar y asumir una ética de trabajo mínima e imprescindible en un fútbol y un mundo tan competitivo como el actual. O espabilas, o un simple tuercebotas correcaminos que sólo tenga por mérito cotizar muchos kilómetros por partido directamente te quita el puesto.

 

Los que no tenían la suerte de conocer a Javi Álamo, pues que lo disfruten en primera a partir de este año en el Zaragoza.

 


By CL – Agosto de 2.012