Porque amamos el fútbol
Papadopoulos title
Shalcke 04
Kyriakos Papadopoulos
1992
Grecia
1,84
Central marcador

Defensa central de los de “pura cepa”, fiereza competitiva en la máxima expresión, carácter luchador y fajador; madera de ganador. Central-central!!, valga la redundancia, dada de polivalencias forzadas ni experimentos gaseosos en banda. Dada su extraordinaria lectura para el corte y el cierre estamos seguros de que más de un entrenador “amarrategui” lo vislumbra como un medio centro interruptor en potencia…y así nos estamos cargando el fútbol creativo.

Papadopoulos es un central impresionante con una madurez que asusta a sus tiernos 20 años por la precocidad de su saber estar, inteligencia táctica y aplomo en el terreno de juego. Juega como un veterano aunque su DNI sea aún el de un post-adolescente.

 

Nuevo acierto de las secretarías técnicas germanas que de un tiempo a esta parte se están ”poniendo las botas”, y comiéndole el terreno a sus rivales europeos, especialmente acertadas las del Dortmund y Schalke, sin menospreciar algunos movimientos del Bayern Múnich (el austríaco Alaba, el suizo Shaquiri) y otros clubes (Václav Pilar al Wolfsburgo; el año pasado Mikael Ortega al Leverkussen, etc)…

 

Papadopoulos fue contratado procedente del Olympiakos en una sagaz maniobra que dará una suculenta plusvalía el día no muy lejano de su traspaso a otro club…salvo que el Schalke 04 mantenga su pujante status (mimbres jóvenes no le faltan en este momento: Holtby, Draxler, Matip, Hogger, Howedes, buff!! Mamma mia, menuda nómina de jovenzuelos)

 

Se trata de un central de 1’84 muy fuerte y potente. Su mandíbula saliente y su mentón prominente le confieren un fiero y disuasorio aspecto semipugilístico que puede inducir a error, pues este mocetón no reparte carantoñas boxísticas precisamente...y que contrasta con la bisoñez personificada en sus pómulos rojizos “Marco-Heidísticos” (sic).  Es contundente, decidido y determinado, agresivo e intenso en la marca, fuerte pero noble. No precisamente alguien violento y descerebrado (y no señalamos a nadie…). Dada su tierna juventud actual nos sorprende insistimos esa madurez prematura. Suele tener un elevado porcentaje de éxito en sus enfrentamientos y duelos uno contra uno frente a los delanteros rivales, que estamos convencidos de que empiezan a respetarle muy seriamente. A sus citadas características hay que sumarle la de la reseñable velocidad y capacidad de reacción para alguien corpulento como él y de 1’84. Si nos permiten la comparación, por su perfil futbolístico como central, puede llegar a ser un “Thiago Silva” heleno en 2/3 años sobretodo si progresa en la elaboración del juego desde atrás, su punto más débil así como cierta inexperiencia internacional todavía.

 

Se ha hecho ya con un puesto titular en una zaga tan disputada en su eje central como la del Schalke, donde compiten nombres ilustres como Metzelder, jóvenes consagrados como Howedes, centrales de recurso como el monumental Joel Matip.

Para concluir, reiteramos que su juego de balón no es precisamente su punto fuerte en estos momentos y ahí tiene un evidente margen de mejora futuro sí o también;  no obstante su valentía y madurez hacen que no se esconda y rehúya la salida de balón si bien opta por la opción siempre más elemental y/o sencilla…al menos hasta la fecha.

Síganle la pista a este fornido y rocoso central griego. Ya verán. 

 

By CL – Junio de 2.012