Porque amamos el fútbol
Wildschut title
Ado Den Haag
Yanic Wildschut
1991
Países Bajos
1,87
Interior izquierdo

A los que sois fieles seguidores de nuestro Laboratorio os resultará familiar que una de nuestras posiciones preferidas en el campo y de más fértil producción recientemente es la de jugador diestro que juega “a pierna cambiada” en banda siniestra. Y verdaderamente hay una nueva generación de veinteañeros recién cumplidos encabezados entre muchos otros por Neymar, Eden Hazard y Kevin Debruynne, que arrancan desde esa posición tirando infernales diagonales para los rivales. Pero en la siempre espectacular Eredivisie están nada más y nada menos que Assaidi, Mertens y el citado Wildschut. Y hasta hace poco estaban también Ola John (fichado por Benfica esta misma semana, chapeau por ellos!!), Ahmed Musa (exVVV Venlo fichado por CSKA Moscú este mismo año).

Casi a todos ellos caracteriza partir desde la izquierda para explotar toda su movilidad, dinamismo y capacidad ofensiva. Excepto los muy rutilantes y ultraconocidos Neymar o Hazard, el resto futbolistas más o menos contrastados en la rabiosa actualidad, pero de indudable categoría (os recomendamos un sesudo viaje por nuestro “Laboratorios”. Gracias).

Si ya sabéis que nos mojamos por Ahmed Musa antes que nadie y también lo hicimos hace 2 temporadas en la otra banda por Luciano Narsingh (fichado por Ájax del Herenveen); pues antes de que explote definitivamente, ahora nos toca hacerlo por Wildschut. Seguro que el año que viene muchos se subirán al carro pero nosotros ya nos lanzamos al río pase lo que pase ( Y si nos mojamos y humedecemos hasta el tuétano pues qué se le va a hacer….).

¿Queréis que apostemos por el enésimo futbolista que aún no es una consagrada realidad? Pues reincidimos y persistimos  -Pep dixit-. WILDSCHUT ha empezado a despuntar este año a cuentagotas en la medida que sus apariciones y confianza han ganado en constancia. Fue a raíz de la marcha del súper electrizante Ahmed Musa al CSKA Moscú, que entonces Wildschut fue ganando en protagonismo, pues el nigeriano susodicho ocupaba su misma demarcación.

Bien es cierto que hasta la fecha Wildschut ha demostrado unas prometedoras cualidades en un equipo sin demasiada presión como es el VVV Venlo, pero estamos convencidos de que su calidad futbolística y azotea mental va a dar para muchísimo más.

Su juego es vivaz y vistoso, audaz y hermoso. Futbolista de alta estatura pero de inaudita coordinación de movimientos para su longilínea estampa. Capaz de conducir con la diestra sorteando puertas de un slálom a la velocidad de un base con el cuerpo de un alero alto. Ágil y elástico en sus movimientos y con el suficiente abanico de recursos y gama de recortes como para no ser predecible (como desgraciadamente les ocurre a otros “extremos de una sola lectura” o dirección…a los que un sector de la crítica demasiado políticamente correcta que no quiere perder la silla, es incapaz de ejercer una auténtica información).

Cara a portería Wildschut demuestra una cuota realizadora nada desdeñable para un jugador de banda, y su disparo resulta envenenado tanto de rosca al ángulo largo como de disparo seco y raso al poste corto. Asimismo, junto a su llamativo desborde y potente cambio de ritmo hace gala de un toque sutil y de precisión en los envíos y centros a los compañeros desde banda.

Debe mejorar en saber elegir el momento porque rezuma tanta autoestima que a veces se lanza a la aventura perdida, al ataque de “hamburguer hill” o “senderos de gloria”…con resultados trágicos consabidos de antemano (como le sucede en ocasiones a Oxlade-Chamberlain), pero ello no es más que la penitencia a pagar por ser tan vertical e incisivo en su juego. Sólo los que arriesgan ganan, los jugadores demasiado horizontales al final son más previsibles que un capítulo de “històries imprevistes”. Es decir, si allí el final sorprendente llegaba a rutinarizarse y no sorprender por esperado;  en el juego ultrahorizontal su falta de sorpresa deviene fanatismo del control, liturgia de la monotonía  y autorapsodia del sueño (¡ ni tanto ni tan calvo! Y no señalaremos aquí a ningún futbolista inocuo porque nos llamarían iconoclastas y con la iglesia iríamos parar…).

Evidentemente, con 20 años se trata de alguien aún en fase de formación y que no ha sido aún verdaderamente exigido pero dispone de una materia prima de primera calidad para el que esto subscribe. Antes de que el “producto” se encarezca me la jugaría a ciegas por él (al igual que por Václav Pilar del Viktoria Plzen!! Ya os lo dije hace tiempo).

Modestamente, uno intuye que este tipo va para futbolista de los muy importantes en Holanda y sólo es cuestión de más tiempo y partidos para que haya cola de aspirantes a su contratación, pues creemos con todos los respetos para el VENLO que ese modesto equipo de la Eredivisie se le va a quedar renacuajo para sus fantásticas posibilidades.

 

By CL – Junio de 2.012