Porque amamos el fútbol
Íñigo Martínez title
Real Sociedad
Íñigo Martínez Berridi
1991
España
1,81
Central marcador
api.twitter.com/Imartinez_26

Joven central zurdo con buenísimas condiciones para la marca, y asimismo para una limpia salida de balón.

A su favor juega el hecho de ser central izquierdo, y el mercado anda algo escaso de centrales de primerísimo orden de pierna siniestra (aunque a todos nos vengan prontamente a la memoria los excepcionales Vermaelen, Agger, Vertonghen, Héctor Moreno, Víctor Ruiz…entre algunos aunque no tantos..).  Estamos convencidos de que Íñigo Martínez será junto al ahora valencianista Víctor Ruiz y el marroquí-españolista Zou (Español B) los abanderados en la Liga española que van a liderar con su calidad esta nueva generación de centrales zurdos;  donde también podemos situar como promesas a los barcelonistas Muniesa y en menor medida Fontás.

Las características técnicas más sobresalientes y descollantes de su juego son la agresividad, concentración e intensidad durante los encuentros; la marca férrea y el sentido de la anticipación, lo que le convierten en un central de los sobrios, firmes y sólidos en retaguardia. Tiene además una aguda inteligencia táctica para bascular y realizar coberturas tanto laterales como diagonales. Asimismo tiene una exquisita pierna izquierda no tan habitual en los centrales, lo que adereza su juego con una inestimable limpia salida de balón en corto, pero también vertical y en pase largo, siendo capaz de romper con facilidad la primera línea de presión de los rivales. Ese detalle nada nimio le confiere un salto cualitativo de primer nivel a su radiografía futbolística.

No obstante, no todo son parabienes en su análisis. Entendemos que su 1’81 es hoy una estatura algo “justita” para la posición de central en un momento en que el fútbol se ha vuelto muy físico y atlético y la estatura de los jugadores (sobretodo la de los centrales y en menor medida laterales) ha adquirido también una importancia primordial –sin perjuicio de que el mejor futbolista del planeta sea el pequeñito Messi aunque éste sea delantero- (al margen de cuestiones de actitud y de otra índole, en su día no fue una cuestión baladí que el Barcelona de las “torres” Puyol y Milito quedase a 18 puntos del R. Madrid de aquella temporada; como tampoco ofrecía plenas garantías la dupla Cannavaro-Heinze en su momento en el Madrid, más allá de que en el Bernabéu disfrutasen de cierta “bula” arbitral). Queremos hacer hincapié en este aspecto de la estatura porque es de las pocas relativamente “criticables” de I. Martínez, y el hecho de que siendo un central no demasiado alto, en ocasiones no demuestre la suficiente “cintura” para alguien de su tamaño. Ello lo suple con todas las virtudes susodichas arriba, pero bien es cierto que alguien de su morfología debería de tener algo más de juego de “hoo-la-hop” para entendernos. En ocasiones es algo rígido frente a delanteros quebrantacinturas…aspecto mucho más habitual en centrales de tamaño “grandote”. Estos apuntes son los únicos aspectos “criticables” de su juego aunque mucho nos tememos que ambos tienen difícil solución…

 

Por otra parte y aunque este año ha marcado dos bellísimos y muy meritorios tantos de larguísima distancia, no ha sido precisamente un central goleador en categorías inferiores de la R. Sociedad…al menos no especialmente (bien es cierto que el espectacular Sergio Ramos es una “rara avis” realizadora ). Es decidido en el juego aéreo, pero no una amenaza, aunque disfrute de una correcta capacidad de salto en carrera, no tanto en estático.

 

En cualquier caso, a su inminentes 21 años Íñigo Martínez es una de las promesas recientes ya convertida en realidad contrastada de un fútbol vasco que está viviendo una emergente época dorada: apuntes los donostiarras Rubén Pardo, Zurutuza, Griezzman… y los bilbaínos Muniaín, Iturraspe, Javi Martínez, Jonas Ramalho, Aurtenetxe, de marcos…entre muchos otros. No recordamos una generación igual de fértil y fructífera  desde los tiempos en que campeonaran Ath. Bilbao y Real Sociedad.

 

By CL - Abril de 2.012