Porque amamos el fútbol
Isco title
Real Madrid
Francisco Román Alarcón Suárez
1992
España
1,78
Media punta
twitter.com/isco_alarcon

En el dibujo táctico de nuestra web le situaríamos tras los 2 puntas; es decir, tras el “9” de referencia y tras el 2ª punta. La explicación es que aunque su polivalencia también le permitiría actuar de segundo delantero e incluso de “9” mentiroso o apócrifo (expresión tan en boga en los últimos tiempos), su visión de juego es tan “ISCOmunal” que si lo retrasamos unos metros le conferimos entonces un horizonte más amplio para intervenir y actuar, y para que su incidencia sobre el juego sea mayor.

Decir ISCO es decir talento insultante y calidad a raudales.  Una de las promesas más firmes del fútbol español y llamado a escribir páginas de gloria. Sin ningún género de dudas, se trata de un “elegido”, de alguien especial y con un don sobrenatural para jugar bien a esto del balompié.

Tiene cierta similitud física con Agüero (aunque es algo más alto que el argentino, Isco está en el 1’78) en cuanto a su morfología algo paticorta y por ende con bajo centro de gravedad;  así como por su fortísimo tren inferior que le permiten una potencia de arrancada que arrasa rivales a su paso. Su cambio de ritmo es extraordinariamente brusco y súbito, y ello unido a su clase e ingenio le van a convertir con el paso del tiempo en indefendible en un primer uno contra uno. Al igual que a Messi los rivales sabedores de su inferioridad para detenerle intentan cada vez más trabar su inicio de carrera; con el tiempo a ISCO le van a someter al mismo tiempo de empujones, agarrones y encontronazos “de esos que no se ven mucho…” (o en ocasiones no se quieren ver directamente, pues existen árbitros más o menos parciales, como hay jueces en ese sentido, más allá de que sean “independientes”); entraditas con el ánimo de desequilibrarle y desestabilizarle. Sucede que las arqueadas piernas “rivaldianas” de Isco son capaces de soportar casi cualquier impacto sin inmutarse.

El Valencia le capturó cuando tenía 14 años y ha conformado junto al goleador inmisericorde y extraordinario Paco Alcácer un dúo dinámico letal en categorías cadete y juvenil. Y el Málaga en una sagaz operación de esa nueva junta encabezada por los “Cheques Árabes” ha hecho un fichaje de futuro que se nos antoja brutal, porque su valor de mercado no puede hacer más que incrementarse exponencialmente… justo en momentos en que la economía occidental decrece secuencialmente. De ahí que no nos extrañe que cada día haya más “Empresas” (¿?) y Fondos de Inversión (¡?) que orienten su sed especulativa hacia el universo de las jóvenes promesas.

ISCO rezuma fútbol por los cuatro costados y por todos los poros de la piel, un espécimen callejero de condiciones privilegiadas. Una técnica depurada en su pierna diestra y un cerebro que procesa la información sobre cualquier movimiento en el terreno de juego con una inteligencia especial. A punto de cumplir los 20 años, se comporta casi como un veterano y asume responsabilidades sin temor al error, como el que más. Es un virtuoso en la lectura del juego combinativo y mancomunado. Se expresa mejor en equipos corales trufados de posibilidades asociativas, puesto que es uno de esos escogidos futbolistas que hace también mejores a sus compañeros con su sapiencia y desborde. Él crea la diferencia muchas veces con un solo gesto, cambio de dirección, cambio de ritmo y/o regate, y esa superioridad o espacio ganado es entonces aprovechado por un co-équipier para acabar de desarmar al rival. En el fútbol como en el baloncesto y otros juegos de equipo existe un intangible que las estadísticas no recogen, y es el pase, acción y/o jugada previa a la asistencia de gol, y ahí es un maestro Don Andrés Iniesta por ejemplo. Pues bien, Isco también es ese perfil de futbolista. Muchas veces él “Romperá y Desordenará” al rival, aunque finalmente sea otro u otros compañeros los que se aprovechen de la jugada que ha iniciado Isco.

Es un futbolista Grande válido para cualquier equipo importante del mundo, y el que necesite más tiempo para “Verlo” pues que se piense su fichaje mientras el vecino se lo arrebata. Eso sí, cuando domine el firmamento de las estrellas que no vengan los ventajistas y advenedizos de turno para recordarnos que “eso ya lo decía yo”…toma ya, Tú y la portera de Núñez también no te digo…

En fin, y nos van a permitir la expresión, ¡qué se nos cae la baba con Isco!...a disfrutarle con fruición los años que vienen. Futbolista “de Caviar y marISCO”.

 

By CL – Febrero de 2.012