Porque amamos el fútbol
Lovren title
Southampton
Dejan Lovren
1989
Bosnia Herzegovina
1,90
Central marcador
twitter.com/lovren

 

Futbolista joven aunque precoz. Extraordinariamente maduro, inteligente, seguro y eficaz para su edad en una posición de tanta responsabilidad y trascendencia. Antes de su llegada al Lyon no tuvimos apenas oportunidad de verle con el Dinamo de Zagreb de donde procedía (salvo en algún partido de competición europea junto al brillante Jorge Sammir), pero su elevado rendimiento desde que está en Francia y sus magníficas prestaciones en todos los conceptos nos han convencido de que este croata de origen bosnio va para central grande en Europa. Y desde luego, dados los precios de mercado actuales, su fichaje dicen que por una suma de 9 millones de Euros está totalmente justificado. Un acierto pleno su contratación, y seguro que el Lyon acabará rentabilizando en un posterior traspaso que no tardará en llegar…al tiempo.

Dejan Lovren es rápido y ágil, a la par que contundente amparado en sus 1’90 y 83kg. Central nada estático ni contemplativo, jugador de corte clásico, todo sobriedad, firmeza  y entereza atrás. Va pocas veces al suelo, y cuando se arriesga suele salir vencedor. Tiene una muy buena lectura del juego y sabe colocarse y anticiparse perfectamente adivinando e intuyendo líneas de pase rival, cualidades decisivas y muy apreciadas para un buen defensa. En parte defensiva tiene un imponente dominio del juego aéreo, y en ataque, resulta muy peligroso en las acciones a balón parado porque es buen cabeceador y además entra a por todas (…bueno, no tiene el arrojo, coraje y promedio realizador de Sergio Ramos entrando a cabecear, pero no le anda lejos).

A pesar de su juventud y aparente bisoñez, en la práctica transmite seguridad y estabilidad a raudales a todos sus compañeros. Es un dique ahí detrás, y eso que ya está jugando en un conjunto de las exigencias del Lyon.

Es bastante rápido para su estatura, recuperando la posición cuando juega adelantado y también lo demuestra en la agilidad de sus coberturas y basculaciones.

Por si su compendio de virtudes defensivas no fuera suficiente, con el balón en los pies es más que solvente y aunque no suele arriesgar en demasía, cuando lo hace demuestra un buen manejo y ninguna dosis de nerviosismo. Gran personalidad la suya.

En resumidas cuentas, juventud, calidad, clase, saber estar, jerarquía, liderazgo, autoridad y mando en defensa, y capacidad para iniciar la jugada desde atrás aunque en esta última faceta no esté todavía al nivel de los mejores en su puesto.

Un valor seguro, fiable; un futbolista a seguir y aunque no ocupe una posición de las llamadas ofensivas, un futbolista a paladear y disfrutar por su calidad. ¿Por qué no?...

 

By CL - Enero de 2.012