Porque amamos el fútbol
Holtby title
Mainz 05
Lewis Holtby
1990
Alemania
1,74
Media punta
twitter.com/LewisHoltby

Media punta. También puede actuar como pivote ofensivo si el dibujo táctico es un 4-4-2, con rombo en el centro del campo (como nuestro dibujo de la web). En ese caso también puede participar como la punta o vértice ofensivo del rombo en el centro del campo…. Igualmente para entrenadores que usen un 4-4-2 con línea horizontal de doble pivote en el centro, ahí también puede ocupar uno de los dos pivotes, y surtir y suministrar de balones a los 2 delanteros, como viene haciendo este año en el Schalke 04. También es adaptable a una de las 3 posibles media puntas en un esquema 4-2-3-1. En definitiva, estamos ante un jugador polivalente.

Es un futbolista de gran y aguda inteligencia, de singular y perspicaz visión de juego y capacidad de pase. No obstante, en su contra juega un físico algo limitado (1’74) y también frágil, que en una Liga tan física como la alemana en ocasiones deviene cinturón de castidad para las carreras de algunos futbolistas. Marko Marin, Holtby, y el mismo Marko Reus son excepciones que confirman la regla general según la cuál históricamente los pequeños lo tienen difícil en la Bundesliga, con maravillosas excepciones puntuales como los imborrables y antológicos Thomas Hässler y Pierre Littbarski.

De hecho, el propio Lewis Holtby vivió esa “discriminación” en su propia piel pues nos consta que de muy joven fue rechazado por la secretaría técnica y deportiva del Borussia Monchengladbah por no ser “apto físicamente”… (en realidad, parece que tan sólo “La Masia blaugrana” apuesta ciegamente por el talento de los “pequeñitos”).

Sea como fuere su caso es uno de aquellos que ponen de manifiesto el dicho catalán de que en ocasiones “en el frasco pequeño se esconde la mejor o la buena confitura”. En efecto, Holtby es un “pequeño gran jugón”, un centrocampista de extraordinaria calidad y talento y que mejora el juego de sus compañeros. Detrás de su cara de niño bueno rubio que no ha roto nunca un plato, se esconde un letal pasador, un heraldo de asistencias mortíferas para las defensas rivales y solaz para con sus propios delanteros. Un cerebro privilegiado, un elegido y un escogido. Y cuantas más opciones de pase disponga delante suyo, más decisivo puede resultar su fútbol de pases milimétricos y precisos. Como en el caso del barcelonista Xavi Hernández,  el francés Marvin Martin, o el inglés Jack Wilshere, su fútbol alterna fases de control  muy horizontales, pero es capaz de alternarlo con envíos verticales y precisos al espacio para deleite de sus compañeros de vanguardia e interiores ofensivos. Y es ahí donde Holtby marca “su diferencia”.  Es un zurdo muy cerrado, y debería progresar algo el juego con su pierna “mala”, así como su cuota realizadora. No obstante, aún siendo quirúrgico y resolutivo en la definición, no dispone de la potencia física ni de la velocidad en irrupción más idónea para tener mayor  constancia y presencia en latitudes rematadoras. Es muy rápido y ágil mentalmente, y dinámico y móvil en el terreno, pero tampoco es un futbolista muy rápido aún siendo relativamente bajito (otros ejemplos de jugadores no muy veloces aún siendo “bajitos” serían Samir Nasri o Mathieu Valbuena).

 

By CL - Diciembre de 2.011