Porque amamos el fútbol
Mehdi Benatia title
Bayern de Munich
Mehdi Amine el Moutaqui Benatia
1987
Francia
1,88
Central pasador

Central con salida de balón. Nacido en abril del 1987, este internacional marroquí (que de joven sin embargo jugó en las categorías inferiores de la selección francesa) es una de las grandes apariciones en el pasado curso de la Serie A italiana y una absoluta y estelar confirmación en el presente curso. Otro “Robo” de la sagaz e inspiradísima secretaría técnica del Udinese, pues le reclutó del Clermont de la segunda división francesa cuando otros se dormían en los laureles …¿Su precio de mercado actual?...vayan poniendo ceros en el casillero!..... Mehdi Benatia es mucho más que un central poderoso de llamativo físico corpulento, amparado en sus 1’88. Es un pedazo de futbolista buenísimo con el balón en los pies, al que sólo le falta CREÉRSELO más. Efectivamente, cuando decide pasar en corto o largo desde atrás y sobretodo cuando decide avanzar en carrera con el balón controlado, es mucho mejor incluso de los que él sabe o cree. Ocurre que en la ultraconservadora liga del catenaccio cualquier alarde ofensivo de un zaguero está penalizado y casi considerado un atrevimiento impertinente. Insistimos pues en que técnicamente está por encima de la media de los jugadores de su posición. A ello añade cierta cuota de gol gracias a su potentísimo juego aéreo y su contribución en las jugadas de estrategia a balón parado. No obstante, si lo primero que se le reclama a un defensa es que sepa defender, pues respecto a esa perogrullada este fenomenal futbolista la cumple con creces porque estamos en presencia de un fornido central, muy rápido para su estatura y muy difícil de franquear en el 1contra1. Fuerte pero ágil, flexible y elástico al mismo tiempo. Su presencia en el Udinese se hace imprescindible para los éxitos del equipo de Friuli. Aunque esta escuadra ya empieza a ser reconocida por méritos propios, este espectacular central está predestinado a acabar en un equipo más grande aún la próxima temporada. Y si no, al tiempo… Una vez más nos mojamos por alguien.

 

By CL- Noviembre de 2.011