Porque amamos el fútbol
Anelka title
West Bromwich
Nicolas Sebastien Anelka
1979
Francia
1,85
Delantero Centro

Hubo un momento histórico en que nadie podía emular algunos goles del gran Ronaldo de su año en el FC Barcelona…excepto un imberbe por aquel entonces de 17/18 años que también había recalado en el Arsenal de Wenger ( ¿otro más?...). En efecto, aquel año, un semidesconocido empezaba a enterrar en el Arsenal el recuerdo del mítico y carismático Ian Wright, con unos goles de enorme belleza y plasticidad. Por aquel entonces Anelka era un longilíneo y fibrado delantero (ahora es mucho más fuerte y corpulento) con una velocidad supersónica y una gran definición. Al contragolpe y con espacios era tan mortífero como el astro brasileño. Sus más que prometedoras posibilidades le valieron un merecido traspaso al R. Madrid presidido por Lorenzo Sanz por unas cifras astronómicas. Allí ganó la Champions League (con dos goles decisivos en Semis. ante el B. Múnich) pero aún así parece que tuvo problemas de adaptación que lastraron su rendimiento. Inició entonces una carrera de traspasos y altibajos que le llevaron desde el PSG, que lo repatrió a Francia,  pasando por el Bolton y finalmente fue el Chelsea quién apostó acertadamente por su “reinserción” al primer nivel. En el club de Londres está viviendo su 2ª oportunidad en el fútbol de élite e indudablemente la está aprovechando. Hoy día decir Anelka significa invocar de nuevo el peligro y el gol; la potencia y la velocidad; la clase y la definición ante el marco. Es un goleador de muchos quilates, polivalente, que puede jugar como única punta o bien en un 4-4-2, alternándose con el otro delantero en sus caídas a banda, y en sus movimientos de arrastre y apoyo al mediocampo bajando a recibir. Es un “9” completísimo y letal, probablemente con un carácter algo arisco y díscolo (dicen las “malas lenguas”), pero nosotros nos limitamos aquí a valorar su rendimiento futbolístico y éste es sencillamente espectacular (…respecto al carácter polémico de Anelka, en esta vida los que dicen no haber hecho nunca nada políticamente incorrecto y mantienen una apariencia social de ética aséptica de puertas afuera, a veces son unos mojigatos morales, así que no sabemos lo que es peor…Y que sepamos nosotros, a los futbolistas se les pide que jueguen a fútbol y no que aleccionen o adoctrinen los modelos de conducta adecuados desde un púlpito). En la actualidad Nicolás es un futbolista más completo que en su juventud donde era letal con espacios a la espalda de la defensa; en cambio, hoy es tan eficaz y productivo en ataque estático como “a la contra”. Domina el remate con ambas piernas y va fenomenal de cabeza, es fuerte, rápido y potente. Es un gran “eliminador” de defensas usando su corpulencia y brusco cambio de ritmo, así como protegiendo el balón, y no necesita recurrir a regates de dibujos animados y de gran estética. Sea como fuere, casi siempre cuando se lo propone se va del rival.

 

By CL - Agosto de 2.010