Porque amamos el fútbol
Lavezzi title
PSG
Ezequiel Iván Lavezzi
1985
Argentina
1,73
Segunda punta

Es el “diablo de Tasmania” metido a goleador. Pura determinación y obstinación cara al arco rival. Todo un carácter, muy competitivo y fajador, en ocasiones ultra-temperamental rallando la pérdida de estribos. Un delantero de esos desagradables e incordiantes para las defensas contrarias, y que no te concede una rachola de respiro. Este delantero argentino desembarcó en Italia a la par que Mauro Zárate (Lazio) y creando unas grandes expectativas, que quizás el año pasado no se cumplieron en su totalidad. Algunas opiniones insinúan que por momentos no anduvo en su mejor estado de forma, y su propia complexión física tiene tendencia al exceso sino resulta cuidada con esmero, equilibrio y rigor máximos. Su constitución le demanda quizás mayor aplicación en cuidados que otros cuerpos más fibrados y atléticos de per se. Lavezzi es un delantero de “corta estatura pero de altas prestaciones”; es potentísimo y fuerte, y con unos primeros metros en arrancada casi imposibles de sujetar. Su tren inferior es muy poderoso y su pegada rematadora es inclemente. Es de aquellos delanteros que no pierden una milésima de segundo buscando un remate angulado y milimetrado de precisión suizo-quirúrgica; Lavezzi es de los que chutan sin pensárselo dos veces, de una raza mucho más instintiva e intuitiva. Y resulta casi tan eficaz como esos privilegiados técnicamente. Tiene buena lectura e interpretación del juego (no queda aislado con sonrojante facilidad) y se asocia más que holgadamente en el juego combinativo y de paredes (de hecho, forma un triunvirato de auténtico lujo junto a Cavan y Marek Hamsik, que ha convertido al Nápoles en candidato al Scudetto). Insistimos, además de un gran rematador es un delantero correoso y que presiona con energía a las defensas rivales. Ello siempre es un plus para cualquier entrenador, y en conjunto le convierten en un delantero más que completo.

 

By CL - Agosto de 2.010