Porque amamos el fútbol
Kuyt title
Fenerbahce
Dirk Kuyt
1980
Países Bajos
1,84
Segunda punta

No hace tantas temporadas que Dirk Kuyt se convirtió en el relevo del gran Pierre Van Hooydonk, como delantero centro titular del Feyenoord. Y allí formó una dupla recordada e irresistible junto a un incipiente talento llamado Salomón Kalou (ahora Chelsea) que intentó ser reclutado por Holanda para su equipo nacional, pero el marfileño prefirió la Costa de Marfil. Dirk Kuyt es uno de los delanteros más profesionales y honrados que recordamos. Al margen de su innegable pegada rematadora, su gran potencia de disparo y letal remate de cabeza, su condición física y su entrega son dignas de encomio. Por momentos nos trae a la memoria a aquel Raúl inagotable, atosigante y desafiante en la presión al rival; y también nos recuerda al José Mari Bakero más explosivo físicamente, pero este holandés amparado en una mayor coraza física. La cantidad de metros que recorre por partido le da varias vueltas al cuentakilómetros. Es una verdadera fuerza bruta de la naturaleza, un castigo asfixiante en la presión al rival, puro oxígeno en la salida del balón para sus compañeros. Su capacidad de trabajo parece ilimitada por momentos y su disciplina táctica es tal, que le ha hecho aceptar sin rechistar su progresivo desplazamiento a la banda derecha desde que aterrizó en el Liverpool, cuando en Holanda él jugaba mucho más centrado. De acuerdo en que técnicamente no es el delantero más filigranero y exquisito del mundo, pero creemos que cuanto más cerca de puerta actúa más letal resulta. No obstante, también es cierto que tras varias temporadas marginado a la banda es probable que haya perdido cierta frescura ante el gol. Y para ello debería de gozar nuevamente de confianza y sobretodo continuidad como delantero centro para poder reverdecer viejos laureles. Un profesional como la copa de un pino, que es un cheque sin fondos para cualquier entrenador. Olé tu entrega señor Kuyt.

 

By CL - Agosto de 2.010