Porque amamos el fútbol
Kanouté title
Beijing Guoan
Frédéric Oumar Kanouté
1977
Francia
1,92
Segunda punta

Aún se comenta en Barcelona con cierta sorna que en su día el equipo catalán barajó los nombres de John Carew, Maxi López, Iaquinta, Freddy Kanouté, y el enorme Julio Cruz, para suplir la marcha por aquel entonces de Henrik Larsson…y el escogido fue la “gallina” Maxi López (sic). Rápidamente el sagaz Monchi puso en marcha su maquinaría para reclutar para su Sevilla a este espigado e inteligentísimo jugador maliense, que todo hay que decirlo, en el Tottenham siempre dejaba destellos de su clase y elegancia, pero no presentaba entonces los registros goleadores que luego ha confirmado regularmente en el club hispalense. Kanouté es un futbolista altísimo (1’92), pero muy coordinado y ágil para su tamaño. Espigado y ligero, más fibrado que fuerte aunque sea corpulento. Magnífico primer toque (al estilo del mejor Patrick Kluivert y Marco Van Basten), idóneo para devolver paredes y enlazar juego asociativo así como para dejar en ventaja al compañero desmarcado o al que llega en carrera. Gran habilidad, control y dominio del esférico pese a su estatura. Perfecto juego de espaldas, resulta muy difícil quitarle el balón cuando está en posesión del mismo. Kanouté parece tener ojos en el cogote cuando controla de espaldas al marco y con sus asistencias enriquece el juego colectivo y mejora a sus compañeros. Durante todos estos años no sólo son los goles que ha hecho directamente, sino el caudal ofensivo que genera indirectamente sin ser demasiado rápido (aunque dispone de gran zancada), ni ser tampoco un prestidigitador del dríbling. Puede aparentar cierta lentitud o torpeza a primera vista, pero aquellos que sólo lo han prejuzgado en base a esa primera idea distorsionada y equívoca de sus posibilidades deberían estar durmiendo el descanso de “Los lunes al sol”. Bien es cierto que también se trata de un jugador en su edad madura, con gran experiencia pero con cierto declive físico, fundamentalmente por las recurrentes lesiones de diversa índole que no le han permitido recuperar esa forma física exuberante y óptima de antaño. Futbolista de contrastada eficiencia y solvencia, un lujo para deleite de exigentes y sabios paladares.

 

By CL - Agosto de 2.010