Porque amamos el fútbol
Lucho González title
Oporto
Luis Óscar González
1981
Argentina
1,87
Media punta

Barbaridad de centrocampista argentino del que nos reconocemos devotos futbolísticos pero al que también nos permitimos reprocharle en ocasiones cierta displicencia o anonimato voluntario. Es tanto su talento que no soportamos el hecho de que se ausente, desconecte o se “borre” de algunos encuentros, donde físicamente está pero mentalmente parece dejarse llevar. Ello junto a su frío carácter, creemos que son en ocasiones los motivos de no haberle permitido todavía obtener un mayor y mejor reconocimiento internacional y a nivel de éxitos individuales y de club. No obstante, su dilatada carrera ya presenta importantes logros en su Argentina natal y posteriormente en el Oporto antes de recalar en el Marsella. Cabe destacar su decisiva contribución el curso pasado para que el club galo recuperase el título liguero después de muchos años en blanco. Lucho nos parece un futbolista más de corte centroeuropeo o continental por sus grandes cualidades técnicas y esa aparente frialdad. No recuerda tanto al jugador argentino más aguerrido, agresivo, peleón, luchador, pícaro y socarrón en ocasiones hasta el paroxismo. En ese sentido el talento descomunal y emergente que es Pastore nos parece una reencarnación en versión mejorada de Lucho, antes que de Simeone o Mascherano. Lucho es un centrocampista brutal que domina todos los registros  del jugador total; dispone de gran pase en profundidad, de muy buen disparo a pelota parada y lanzada, de buena llegada a gol, de cambio de ritmo y desborde, de un importante físico, de una aguda inteligencia futbolística, etc. Es un jugador aplicado y solidario, aunque tampoco responde para nada al estereotipo de centrocampista de contención. En la medida de sus posibilidades (el día que no se desconcentra…) aporta su granito de arena en el trabajo defensivo del centro del campo pero nunca podría jugar con eficacia como “5” argentino al estilo de Redondo, o como “4” blaugrana al estilo de Pep Guardiola o Busquets, porque ahí adolece de rigor y disciplina tácticas y se perderían parte de sus excelentes cualidades ofensivas. De ahí que entendamos que su óptima posición es la de “10”, especialmente detrás de dos delanteros.

 

By CL - Agosto de 2.010