Porque amamos el fútbol
Diego Ribas title
Wolfsburgo
Diego Ribas da Cunha
1985
Brasil
1,75
Media punta
twitter.com/Dieguinho_ribas

Enésimo acierto en su momento de la lúcida y perspicaz secretaría técnica del Oporto. No obstante, en Portugal apuntó algunos destellos de centrocampista de gran categoría pero no llegó a cuajar de la forma esperada. Así que una vez más vendieron a un gran precio a uno de sus futbolistas (el Oporto es el mejor club vendedor de Europa sí o también y a los hechos nos remitimos) y fue traspasado al Werder Bremen, del audaz e intrépido Thomas Schaaf. Allí jugó a muy gran nivel, gozando de libertad de movimientos por detrás de las 2 puntas con que juega habitualmente el equipo alemán. En la posición de vértice ofensivo de un dibujo con rombo en el medio campo, Diego pudo disfrutar nuevamente de su fértil fútbol y explotar allí todo su talento, dejando goles y asistencias por doquier. Momentos de un fuera de clase aunque como siempre algo irregular o inconstante. Ese extraordinario rendimiento en el Bremen le valió su costoso fichaje por la Juventus donde creemos que careció de la continuidad y confianza necesarias para consolidarse. Así que al no descollar en el siempre difícil fútbol italiano fue vendido a su actual equipo, el Wolfsburgo alemán, donde forma un gran triunvirato de ataque junto al espectacular Edin Dzeko y al eficaz y brillante Graffite. Diego es un “10” muy ofensivo, incisivo y vertical, justito de talla pero veloz y con un buen cambio de ritmo que le ayuda a desequilibrar, dado que dispone de muy buen regate. Si acaso, hay que recriminarle que su pierna izquierda es meramente ornamental porque se trata de un diestro muy cerrado. Destaca su chut a media y larga distancia, así como su peligrosidad a balón parado, sea en lanzamiento directo, o bien en centro lateral de rosca asistiendo a los rematadores…. Diego es un futbolista que con esa continuidad y confianza que le faltaron en Italia (a Portugal quizás llegó muy joven), expresa y manifiesta su talento en un terreno de juego y es un futbolista importante y decisivo, no nos queda duda alguna. Aún así, hay que acotar algo más las expectativas depositadas en torno a él porque siendo un grandísimo futbolista como es, a veces entendemos nosotros que se ha esperado de este futbolista un paso más, reservado a los elegidos. Y lo que está claro es que Diego es buenísimo, pero que nadie espere que sea Zidane.

 

By CL - Agosto de 2.010