Porque amamos el fútbol
Jérémy Menez title
PSG
Jérémy Menez
1987
Francia
1,81
Interior izquierdo
twitter.com/jermenez94

Brillante y genial aunque absolutamente irregular talento francés internacional. Su juego derrocha fantasía, creatividad y desborde en la misma proporción que genera dudas sobre su credibilidad habida cuenta de su probada inconsistencia. Pocos jugadores apuntan destellos de tanta clase como este todavía joven francés y al mismo tiempo generan tanto recelo. Es buenísimo, pero sobretodo es harto irregular. No recordamos ahora mismo otro futbolista que personifique los altibajos como Ménez. Sin duda ello hace que tras varias temporadas ya en el equipo capitalino no acaba de hacer suya la titularidad en banda izquierda. A casi todos los analistas les deja el mismo poso de cierta desilusión y decepción cuando intuyes todo aquello de lo que sería capaz pero que no acaba de plasmar y concretar. Nos da la impresión de ser un futbolista “que se dejaba llevar”, como decía nuestro añorado Andrés Montes de algunos baloncestistas NBA que cuando llegaban a la cúspide y al gran contrato echaban el freno de mano y se estancaban (verbigracia, Christian Laetner ). Jeremy es un futbolista pletórico de calidad intrínseca, un posible mago y prestidigitador de la finta y el manejo del balón que cuando quiere y se lo propone desborda al que se le ponga por delante. Pero da la sensación de algo blando y tierno, de no estar nunca lo bastante preparado ni física ni mentalmente. Tiene todas las condiciones para ser un indiscutible en la Roma y en Francia, pero o no es consciente, o no se lo acaba de creer, o piensa que con su talento natural es suficiente y para que se va a complicar la vida. La verdad, nos desconcierta. Quizás peque de falta de ambición y es un ejemplo más del espíritu conformista inherente a la mayoría de la raza humana, que tarde o temprano considera haber alcanzado ya sus metas máximas. Con perdón, es que cuando quiere “es la hostia de bueno”…inicia jugadas de zig-zag desde la izquierda donde engaña hasta a la línea de fondo!, se va hacia dentro con inusual soltura y solvencia. Es de los pocos futbolistas que parecen capaces de trasladar al pie aquellas jugadas que inventa su mente por inverosímiles que puedan resultar, es casi un jugador de play-station.

 

By CL - Agosto de 2.010