Porque amamos el fútbol
Diego Capel title
Sporting de Lisboa
Diego Capel Trinidad
1988
España
1,72
Interior izquierdo

Joven, velocísimo, y habilísimo interior y extremo puro andaluz que cumple ya varias temporadas en el club hispalense luego de haber estado hace muchos años en las categorías inferiores del FC Barcelona, inclusive. Es un jugador exterior que sabe profundizar en carrera y jugar al desmarque en largo, pero que sin embargo prefiere y opta casi siempre por la jugada individual con el balón cosido a la bota. Su cambio de ritmo, velocidad y calidad en la conducción le permiten sortear rivales y dificultades con solvencia y ser un buen asistente, regateador, eliminador y provocador de tarjetas amarillas. Algunos entrenadores y analistas le reprochan algo de indisciplina táctica y que tiene que mejorar su capacidad de sacrificio. En cambio para nosotros su principal hándicap es una demostrada puntual tendencia al “piscinazo”, en la dudosa tradición de otros “especialistas” de tan maquiavélico arte como Dani (ex_Betis) y Tamudo (ex_Español). En el país del “lazarillo de tormes” existe una opinión favorable al “todo vale para ganar” y nosotros no somos partidarios de esa maquiavélica visión de la existencia. Aprobarla de partida significa sembrar una mala semilla y peor precedente para prever peores actitudes en un campo que el simple “dejarse caer”…por esa misma regla de tres: ¿por qué no “aplaudir” a los que simulan ser víctimas de agresiones?, ¿y a los que su burlen sistemáticamente del fair_play?.... Algunos llaman a estos futbolistas listos, y para nosotros eso es una visión cínico/resultadista que está más cerca de legitimar ¡el todo vale! de lo que esos mismos entendidos creen…. Cuidadín con aplaudir al “piscinero” porque obtenga un penalti falseado a favor de tus colores, porque….cuando ocurra al contrario, ¿qué van a pedir que le apliquen al “tramposo”?? Que conste que todo ello lo decimos desde el máximo respeto y esperamos que todos estos futbolistas exploten su talento honestamente. Y Capel tiene suficiente munición en su arsenal, suficientes virtudes en su fútbol como para no tener que recurrir a otro tipo de tretas y artimañas que no sean las de la propia superioridad futbolística. Se trata tan sólo de una crítica constructiva desde la observación. Al que le cieguen los colores y se obceque en pretender ver otra cosa, allá él!....

 

By CL - Agosto de 2.010