Porque amamos el fútbol
Javi García title
Manchester City
Francisco Javier García Fernández
1987
España
1,87
Medio Centro

Futbolista de talento precoz surgido de la prolífica cantera madridista e internacional en todas las categorías inferiores de la selección española. En su día fue cedido a Osasuna a la espera de su verdadera eclosión por parte de los mandatarios técnicos del club de Concha Espina. En el club navarro limó algunas asperezas de su juego, maduró como futbolista y dotó a su fútbol de una agresividad y dureza de las que probablemente adolecía previamente. Sin embargo su progresión fue insuficiente para consolidarse en el club blanco y el Benfica le acogió encantando tras pagar un significativo traspaso. Allí desarrolló el año pasado un fútbol de ensueño cargado de autoconfianza, dentro de una temporada mágica para el club lisboeta que se proclamó campeón de liga con un fútbol brillante de muchos quilates. Javi García es un medio centro moderno (al estilo Sergio Busquets y en la senda marcada en su día por el imborrable Pep Guardiola) que une a un gran sentido táctico y buena colocación, una solvente distribución y una perfecta lectura del despliegue ofensivo de líneas. Futbolista intuitivo, perfecto canalizador de juego, marca bien los tiempos sabiendo cuando atemperar el juego con una pausa y cuando acelerar una transición en aras del contragolpe. Pasa bien en corto y mejor en largo, y tiene un disparo peligroso de media distancia. Si acaso un ligero reproche dentro de lo mucho bueno que tiene es que se trata de un futbolista algo lento, rígido y/o encorsetado, en el sentido que no tiene la agilidad ni la cintura para el regate en corto, ni el cambio de ritmo que le permita romper líneas de presión. Pero lanzado en carrera y apoyado en su zancada es un potente tren de mercancías que también puede fisurar y penetrar centros del campo rivales que sean algo blandos y poco consistentes. Ya es una realidad contrastada pero aún le vaticinamos margen de mejora en un futuro inminente, siempre que él mismo esté decidido y convencido. En el plano físico es un jugador correcto, tampoco estamos en presencia de un “correcaminos”, como otros camaradas de posición.

 

By CL - Agosto de 2.010