Porque amamos el fútbol
Fontàs title
Celta
Andreu Fontàs Prat
1989
España
1,86
Central pasador

Estupendo porvenir le auguramos a este gran central todavía en formación, pero ya suficientemente maduro como para jugar de manera asidua en la 1ª división. Actualmente alterna su titularidad en el “Barça B” con apariciones esporádicas aunque recordadas en el 1er equipo azul y grana. Con una personalísima serenidad y tranquilidad en su juego, también es un central de gran presencia física y envergadura, corpulento y de hombros altos; un defensa de corte fuerte y potente pero con una gran salida de balón, adquirida en los tiempos pasados en los que este central de Banyoles (Catalunya) actuaba como medio centro defensivo. Ello le permite ser más “jugón” que muchos otros compañeros de zaga. Gracias a su visión de juego y además siempre con la cabeza erguida, es muy capaz de construir y elaborar el juego desde atrás con enorme sentido y eficacia, tanto en el pase corto como en el desplazamiento en largo, y por si ello fuera poco, sabe salir desde atrás conduciendo el balón con perfectas garantías y destreza, eliminando rivales a su paso y protegiendo el esférico con su imponente “coraza y armazón” físico. Si acaso recriminarle en ocasiones una sobredosis de nobleza y bondad en su juego; es de los centrales más limpios y mejores tipos que habitan el planeta fútbol (al igual que su compañero de zaga, Marc Bartra) y salvo por una protesta o un agarrón, es casi imposible e insólito que vea una amarilla por zancadillear o realizar una entrada extemporánea o de las consideradas feas. No estamos aquí contradiciéndonos y exigiéndole que exhibe malas artes, pero siempre hay un término medio en las cosas y creemos firmemente que el único aspecto de su juego que le queda por pulir (al margen de la experiencia y veteranía que se consiguen con la continuidad y sucesión de partidos), es “endurecer” algo su juego siempre desde un buen entendimiento. En ocasiones, resulta alarmantemente permisivo, cándido y bondadoso en una zona del campo en que los rivales son inclementes al más mínimo regalo.

 

By CL - Agosto de 2.010