Porque amamos el fútbol
Mattioni title
R. C. D. Español
Felipe Mattioni
1988
Brasil
1,77
Lateral Derecho

Su infausta y grave lesión de rodilla acontecida recientemente nos va a privar de su alegre y desenfadado juego ofensivo durante un tiempo, pero confiemos en que logre reincorporarse en plenitud de facultades. Otros laterales derechos como Diogo y Cicinho tuvieron parecida suerte a la de Mattioni. Mattioni tuvo una súbita aparición en el fútbol español de la mano del Mallorca, el cuál le iba dando entrada o juego a cuentagotas sabiendo que disponía de un diamante por pulir. Actualmente Mattioni es mucho más una promesa que una realidad contrastada, pero lo incluimos en esta categoría porque estábamos convencidos de que si no hubiese mediado la aciaga lesión, éste hubiese sido el año de su confirmación. Hay destellos y detalles de su juego que nos animaban a jugárnosla y apostar por él. Esa mencionada alegría y desfachatez bien entendida de su juego es como una bocanada de aire fresco para un fútbol demasiado encorsetado y ceñido a corsés tácticos demasiado rígidos y conservadores de un tiempo a esta parte. Mattioni nos parece el típico lateral brasileño de naturaleza libre y desafiante, con todo lo que de quebradero de cabeza supone para un entrenador de libreta estricta, y todo lo que de sorpresa y agradecimiento visual implica para el aficionado que paga religiosamente su entrada para que su equipo consiga un buen resultado pero también para que su paladar se permita alguna alegría y que su hijo no se quede dormido en la butaca de al lado. Esos críos dormidos de hoy, son la antesala del cemento de mañana en los estadios… pero ya se sabe, todos vivimos al día, no?...Ah sí, nos olvidábamos, el juego defensivo de Mattioni aún tiene lagunas por subsanar y corregir y no las pretendemos ni obviar ni omitir. Esperemos que eso no le condene a ser un interior del montón y nos prive de su factor sorpresa. El tiempo demostró que Zabaleta era un lateral buenísimo en su época españolista pero que en la posición de interior perdía impacto y era más víctima de alguna carencia técnica.

 

By CL - Agosto de 2.010