Porque amamos el fútbol
Íker Muniain title
Athlétic de Bilbao
Íker Muniain Goñi
1992
España
1,69
Media punta

Hemos de reconocer que si el Athlétic no traspasa a nadie este verano estamos ansiosos por ver juntos la próxima temporada, en una línea de tres media puntas, a Javi Martínez, Ánder Herrera (recién fichado del Zaragoza), e Íker Muniain…por detrás del gigante Fernando Llorente. La cosa pinta pero que muy bien para el conjunto de Lezama.. Íker Muniain es un talento precoz llamado a marcar época con los leones (probablemente junto a ese pedazo de central en ciernes que es Jonas Ramalho, también en el filial del Athlétic). Íker es un futbolista irreverente, descarado, intrépido y atrevido por momentos hasta la osadía. Tiene un fuerte carácter y en ocasiones incluso parece no respetar las jerarquías cronológicas y se lo “reprochamos” con todo el cariño del mundo. Le ves en un terreno de juego y si le tiene que pegar cuatro gritos al veterano más antiguo no duda un ápice en levantarle la voz y el gesto. Aunque en ocasiones debiera contener algo de ese espíritu rebelde y contestatario. Es un jugador distinto. Su escasa estatura va a condicionar siempre su casi inexistente juego aéreo, pero por el contrario tiene una constitución fortísima y corpulenta. Un verdadero atleta. Y goza especialmente de un tren inferior brutal que recuerda al del Kun Agüero. Sus piernas son columnas casi indestructibles. Necesitas un placaje rugbístico para derribarle. Su determinación y habilidad para el regate así como su inercia y fuerza de salida (merced a un cambio de ritmo incontenible) le van a convertir en poco tiempo en un futbolista desequilibrante como pocos en la Liga española. Aún está algo verde pues se halla en plena fase de aprendizaje y asentamiento pero el gran Joaquín Caparrós demuestra tenerle fe ciega a pesar de su insultante juventud. Muniaín se desenvuelve mejor como media punta o interior ofensivo partiendo desde la banda izquierda (a pierna cambiada) y conduciendo hacia el eje del ataque. Ahí resulta mucho más fértil que en banda derecha, aún siendo diestro. Es muy bueno en la conducción y tiene desborde hacia ambos perfiles. Tiene una aguda visión de juego y sabe asistir bien al compañero desmarcado, combinar y asociarse, así como dar el último pase. Es frío y decisivo ante puerta, no se abruma a pesar de su corta edad. Se le vislumbra alguien muy maduro a pesar de su edad. Y por algo se ha forjado en el competitivo y viril fútbol vasco. En definitiva, estamos hablando de un futbolista de ataque muy completo llamado a ser muy decisivo en la medida que vaya puliendo y limando ciertos pecados de juventud. Asimismo desde la distancia le barruntamos un carácter ganador, ambicioso e insaciable, imprescindible para que pueda mantenerse en la senda del triunfo.

 

By CL - Abril de 2.011