Porque amamos el fútbol
Admir Mehmedi title
Friburgo
Admir Mehmedi
1991
Yugoslavia
1,82
Segunda punta
https://twitter.com/XS.../355353188540481536‎

Joven futbolista suizo de vocación netamente atacante y condiciones para el desequilibrio insistente. Su capacidad de regate versátil y variada es una cefalea permanente para las retaguardias rivales. Y él es un jugador que nunca se esconde por mucha “cera” que reciba. Aunque no sea un jugador de tipología corpulenta y robusta, sí es no obstante valiente y tenaz. Su fútbol es vistoso, atrevido y productivo. Y para su equipo es fundamental y necesario.

Su mejor arma es su habilidad y dríbling, su desborde para desajustar defensas aunque en apariencia pueda resultar un jugador más tosco en una primera impresión. Su capacidad para irse muchas veces del primer hombre que le enfrenta provoca que tengan que intervenir acto seguido ayudas y coberturas del oponente, generando de esta manera indirectamente espacios de los que se benefician casi siempre otros co-equipiers.

Destacó en el Europeo sub-21 que venció España a Suiza hace 3 veranos y donde también sobresalía un genial Shaqiri, más potente, fuerte y rápido  (aunque también más bajito de talla) que nuestro analizado Mehmedi.

 

El hecho de que Mehmedi esté enrolado en un equipo modesto como el Friburgo provoca que aunque milite en la Bundesliga no muchos ojos se detengan en él, pero estamos convencidos de que su elevado nivel técnico le va a permitir dar el salto a un equipo superior en la madurez de su carrera donde puedan beneficiarse de sus dotes para desnivelar entramados defensivos. Mehmedi es un jugador que ha progresado indiscutiblemente y ahora su currículum de credenciales ya ofrece prestaciones contrastadísimas.

 

Su gran pero es que a pesar de jugar preferentemente de 2º delantero (acompañando a un nueve rematador de corte más clásico en un 4.4.2), o poder actuar en cualesquiera de las 3 mediapuntas ofensivas dentro de un imaginario 4.2.3.1 ;  su falta de instinto goleador lastra en rigor su análisis. Efectivamente, es un muy buen segundo delantero que desborda, apoya, se asocia y con su desequilibrio genera muchas ventajas a sus compañeros, pero en cambio  por sí mismo es un media punta que adolece de algo de cuota de gol. Con algo más de capacidad resolutiva estaría ya sin duda jugando en un nivel superior. Tiene el talento para desbordar pero no el instinto rematador de arietes torpes más allá del remate pero inclementes ante puerta.

 

Su capacidad para desestabilizar a la retaguardia rival es oxígeno puro para un humilde Friburgo que casi siempre se encomienda a Mehmedi buscando aquella vía ofensiva que aparentemente no existe.

 

Es además un jugador adaptable tanto a propuestas contra-golpeadoras así como a equipos que apuestan por un fútbol dominante, protagonista y que hacen de la posesión del balón su razón de ser.  Es inteligente, listo y sobretodo incisivo. Pero ello no quiere decir que se trate de alguien individualista sino todo lo contrario, es osado y audaz sabedor de su gran técnica y de que su equipo necesite que él aporte ese protagonismo urdiendo jugadas de peligro y cubriendo todo el frente de ataque, apareciendo con su agilidad indistintamente por banda izquierda, derecha o por el eje del ataque (por poner un ejemplo , ¿es individualista Iniesta en sus conducciones?...todo lo contrario!, su rol es imprescindible para que la circulación de balón del juego blaugrana en la media no degenere en muchas ocasiones en fútbol horizontal e inocuo con una infinita sucesión de pases sin ninguna verticalidad o desborda; él asume que con sus conducciones y desequilibrio añade esas gotas de profundidad).

Entendemos que se trata de un futbolista en un punto de cocción perfecto y demasiadas veces ninguneado o infravalorado, ya sea por desconocimiento o porque sencillamente el hecho de que aún metiendo goles no sea un verdadero especialista hace que su exégesis como delantero esté demasiado mediatizada por esta circunstancia.

 

By CL - Abril de 2.014