Porque amamos el fútbol
Rakitic title
FC Barcelona
Ivan Rakitić
1988
Croacia
1,84
Media punta

Genial futbolista croata que ha crecido espumosamente con los años y que actualmente está a sus 26 años en su punto álgido de calidad futbolística, mucho más asentado y jugador que aquél joven e irregular futbolista que alternaba prometedoras acciones con pasajes de inadvertimiento en su etapa del Schalke 04, donde jugaba más tirado a banda (sobretodo la izquierda) y donde no tenía el protagonismo, personalidad e incidencia en el juego que ha desarrollado en el Sevilla, siendo su actual faro y un futbolista Referencial y Diferencial!.

 

Recordar que el Schalke 04 lo contrató a su vez del Basilea, magnífica fábrica de jugadores exportables a la que algún día habrá que hacerle justicia. Este año acaba de vender para el próximo curso a su portero Sömmer (Gladbach), a M. Salah (Chelsea) y probablemente los próximos en salir sean el central F. Schär y el mediapunta o volante ofensivo Valentin Stocker.

 

La inteligente, perspicaz y sagaz secretaría técnica del Sevilla (una de los mejores del mundo con Monchi, Víctor Horta, y el resto del equipo) intuyó que Rakitic era un verdadero diamante por pulir y en el Schalke no tuvo casi en ningún momento la titularidad asegurada, pues entraba y salía del equipo de manera constante,  y además acaso el fornido y férreo fútbol alemán no permitía darle ese ecosistema tan necesario para potenciar su pausa, clase, desborde y clarividencia con el balón en los pies.

 

Como jugador ha evolucionado y aunque más que seguramente ha perdido un punto de explosividad o arrancada (en Alemania ejercía más un papel de futbolista de 1contra1), en cambio ha devenido mejor y más evolucionado futbolista en todo lo demás. En el actual Sevilla es el amo y señor del juego de medio campo y ¾ para arriba. Auténtico vertebrador del mejor fútbol sevillano y abastecedor de balones a los interiores verticales y profundos sevillistas (Jairo, Marin, Vitolo, Reyes…), así como a esa dupla letal que conforman los infravalorados por el gran público (hasta la fecha)  Kevin Gameiro y Carlos Bacca.

 

Rakitic ha añadido a su fútbol un punto de pausa, control y sapiencia sin perder su agilidad de pase mental ni su juego profundo y vertical. Futbolista para deleitarse con su calidad y temple, con sus fintas y regates en corto y su capacidad de filtrar balones tras la defensa. Un monumental especialista a balón parado y que destila autoconfianza a raudales en este preciso momento de su carrera como futbolista. Ha encajado en el Sevilla como anillo al dedo y nos gustaría seguirle viendo ahí pues no sabemos si caso de emigrar encontraría el mejor contexto para su mejor expresión como futbolista.

 

También ha incorporado a su repertorio una más constante y regular actitud defensiva y de sacrificio cuando el dominio del rival lo requiere o cuando hay que robar el balón a partir de la presión sin ser tampoco un ejemplo en estas lides. Es ahora un jugador más comprometido que en sus años más jóvenes donde le faltaba por ahí un puntito de implicación.

Ahora es el amo, dueño y señor del buen equipo que entrena el no menos buen entrenador Emery. Y si es traspasado no estamos seguros de que encajara y ofreciera similar rendimiento en según que escuadras.

No gusta y deleita el fútbol de Rakitic, cada partido suyo es un pequeño magisterio de gran centrocampismo, insuflándole siempre al fútbol gota de “charme”. Dicen que el trabajo dignifica al hombre y en cambio yo siempre replico que no, que algunos trabajadores sí que “Dignifican” su profesión y Rakitic es de estos escogidos.

 

By CL - Marzo de 2.014