Porque amamos el fútbol
Mati Suárez title
Anderlecht
Matías Ezequiel Suárez
1988
Argentina
1,82
Segunda punta
https://twitter.com/matisuarez9

Habilidoso, inteligente y sutil delantero argentino dotado de una gran técnica, buenas condiciones físicas y de una privilegiada sapiencia futbolística.

Goleador y asistente, capaz y sagaz, finísimo en la conducción y pase, perspicaz en la interpretación del juego y lectura del espacio libre, solvente en el regate y atinado finalizador con ambas piernas y cabeza, aún siendo preeminentemente diestro.

 

Formado en la talentosa cantera de Belgrano de donde salió también el “mudo” Franco Vázquez (que aunque sólo dejase pinceladas de calidad en su paso por el Rayo Vallecano sabéis que es un futbolista para paladares “delicatessen”…aunque poquito peleón…).

 

Matías Suárez ha superado en el pasado reciente un lesión gravísima que frustró su pase al fútbol ruso por muchos millones (se comentó y rumoreó bastante en su día). El Anderlecht le renovó en una muestra de confianza poco común en los tiempos modernos, pues su recuperación era incierta en ese momento. El jugador ha tardado algo en recuperar su mejor versión y a finales de la temporada pasada ya se empezaba a vislumbrar e intuir que estaba más cerquita de su cúspide.

 

Es un jugadorazo “sobrado” para el campeonato Belga  –con todos los respetos-  y con capacidad y calidad técnica para jugar en casi cualquier equipo.

 

Su mejor ubicación es como segundo delantero porque ello le permite exprimir y optimizar todo su talento al beneficiarse de cierta libertad de movimientos,  y al mismo tiempo, aprovechar sus dotes como goleador. No hay que alejarle mucho del área para no desaprovechar su cuota realizadora, pero tiene tanta calidad que también sería una lástima infrautlizarle como nueve o ariete de referencia…en todo caso mejor como “falso nueve”…capici?

 

Suele tomar la decisión correcta en un porcentaje muy alto de ocasiones para solaz de su entrenador, fruición de la grada y deleite de sus compañeros. Como todo jugador “diferencial” puede tener algún asomo de individualismo, pero en su caso concreto lo tiene muy bien domesticado. Aunque reúne toda la calidad para desnivelar por sí mismo, no es ningún chupón ni un siervo de un ego desmedido.

 

Ha recuperado parte de su rapidez en el juego aún no siendo veloz. Tiene alguna similitud en el juego con su compatriota Rodrigo Palacio, otro buen futbolista y delantero.

En resumidas cuentas, ¡Matías la rompe!.

 

By CL - Septiembre de 2.013