Porque amamos el fútbol
Wellington Nem title
Shakhtar Donetsk
Wellington Silva Sánchez Aguiar
1992
Brasil
1,67
Segunda punta
https://twitter.com/WNem11_Oficial

Pequeñito (1’67) y diabólico futbolista. Ratonil y “travieso” en un sentido futbolístico. Casi tan “insujetable” para las defensas como nos cuentan lo era fuera del campo, hasta que en su último año en el Figueirense y sobretodo el año pasado en el Fluminense campeón del Brasileirao, ha decidido ser más profesional para convertirse en un jugador como la copa de un pino, desafiando su baja estatura.

 

El siempre listo Shakthar acaba de incorporarlo por sólo 9 millones de euros para que forme  dupla con Douglas Costa (tras las muy lucrativas ventas de Mkitharian y Fernandinho), y estamos convencidos de que el año que viene será una de las agradables sorpresas y revelaciones de la próxima edición de la “Champions League”. Ya os lo adelantamos y aventuramos.

 

Es un atacante zurdo que nos recuerda en cierta forma la mejor versión de Dani Carvalho hace más de un lustro cuando fue campeón de la UEFA junto a Vagner Love, en una memorable final que el CSKA Moscú ganó al Sporting de Lisboa. Aquél Dani era no obstante en aquel momento más talentoso y maravilloso –luego se “dejó llevar”…- .

 

Wellington puede actuar en banda pero su mejor rendimiento se obtiene situándole como segunda punta, preferentemente detrás de un delantero más grande referencia, que le permita jugar más “Libre”.

 

Si algo llama la atención es su autoseguridad, su peligrosidad, su descaro y su EXPLOSIVIDAD. Su habilidad aunque llamativa no es propia de una súper estrella para entendernos, no es tan capaz en el desborde o el regate como otros futbolistas de su talla aunque sepa tirar del amague y la finta para sentar a centrales fuertotes, altos y rígidos. Sin embargo, su fútbol es directo y letal, sencillo y resolutivo. Va a degüello del rival, sin complicarse en alardes innecesarios que están fuera de su alcance; mejorando temporada a temporada sus registros goleadores, su estadística de asistencias y creciendo como futbolista. Tiene unos primeros metros en arrancada devastadores, gracias a su potencia de piernas y a su bajo centro de gravedad. Ahí es donde suele obtener unas décimas de ventaja que luego rentabiliza las más de las veces, justamente porque no suele complicarse la vida normalmente. Aún le falta un tiempo en su proceso de maduración como jugador  –a veces no elige la mejor opción todavía,  pero estamos seguros de que bajo el mando del “zorro” Lucescu en tierras ucranianas acabará de explotar.

Sólo la extraordinaria competencia en la selección Brasileña actualmente en las 3 media puntas (Neymar, Lucas Moura, Óscar…entre otros) le privan de mayor protagonismo en la absoluta. No obstante, imaginamos que estará entre la nómina final de elegidos para el próximo Mundial 2014 si este año en el extranjero confirma lo mucho que promete. Particularmente, disfruté en cada uno de los partidos que vi el año pasado del fluminense –que tenía un equipazo en conjunto-  y Wellington me ganó para su causa.

Delantero de los buenos, que al espectador gusta y al rival asusta.

 

By CL - Julio de 2.013