Porque amamos el fútbol
Gündogan title
Borussia Dortmund
İlkay Gündogan
1990
Alemania
1,80
Medio Centro
https://twitter.com/Ilkayguendogan

 

El "mentalista"

 

Jugador INTUITIVO. En esto radica su don.

El día que decidió chutar el penalty y gol del empate en última final de Champions, esa decisión a la hora de chutar y esa ejecución, reflejaron que no se conforma con ser sólo un gran jugador. Este tío tiene hambre!!!

Ojalá le respeten las lesiones, porque ver jugar al turco, es un placer a la vista.

Inteligencia al servicio de su equipo!

 

By JB - Enero de 2.014

 

 

 

 

Genial centrocampista de condición polivalente que puede actuar habitualmente en un sistema de doble pivote como el más adelantado u ofensivo de ambos, rol que desempeña actualmente en el Dortmund con el todoterreno Sven Bender cubriéndole las espaldas.


Pero asimismo puede actuar en un centro del campo en rombo  (por desgracia para los buenos aficionados en cierto desuso), bien de pivote o mediocentro referencial, es decir, a lo “5” argentino; y también como vértice ofensivo del rombo siempre enlazando con los 2 delanteros y suministrándoles su caudal de buen juego y mejores pases. No en vano su sutil visión de juego es de infrarrojos.


Físicamente nos recuerda al pequeñito jugón del Leverkussen, el turco Bastürk, si bien aquél era más bajito y veloz, y Gundogan no es tan rápido pero en cambio tiene un nada desdeñable cambio de ritmo!!

Internacional alemán sub21 (nacido en Alemania aunque de ascendencia turca) llegó al Borussia procedente del Núremberg donde empezó a descollar y apuntar maneras de mediocampista “jugón” y fértil. Su puesto vacante en el Núremberg lo ocupó otro gran futbolista conocido por los seguidores de la Bundesliga, Ekici, que gracias a su buena sucesión también abandonó el Núremberg en dirección a un reciente grande venido a menos como es el actual Werder Bremen.


Seguimos con atención los primeros pasos de Ilkay en el Dortmund donde de repente tenía la difícil papeleta de emular el gran rol de Nuri Sahin en la primera de las 2 ligas ganadas últimamente por el comandante Jürgen Klopp. La marcha del referencial Sahin al Madrid (donde cayó en desdicha porque creemos que nunca confiaron en él y su tipo de fútbol verdaderamente, fue un fichaje por codicia de tenerlo y no por convicción de quererlo…), hizo que de repente el bueno de Gundogan se viera a los mandos de una nave ganadora como el rodillo “Borussiano”, donde …“dort-mun-do corre y trabaja en equipo”…-sic-.

 

Pues bien, dada también su bisoñez al máximo nivel y su juventud, vimos que  inicialmente el ritmo frenético e intenso de la propuesta de Klopp a Gundogan le pasaba por encima pues aunque se trata de un brillante centrocampista su ritmo es ligeramente diesel. No obstante y a pesar de ser un futbolista que juega un pelín “rantamplán” como siempre hizo Xavi Hdez. y nadie pareció rasgarse las vestiduras…una vez más su mejor velocidad ha sido siempre la mental y de rápida ejecución de control y pase. En la medida que fue acoplándose al equipo y consiguiendo un óptimo estado de forma hemos podido comprobar entonces al mejor Ilkay Gundogan, a ese futbolista que marca diferencias en su posición…para aquellos entrenadores que valoran un prototipo de jugador así, que no seamos
Hipócritas, no son todos precisamente.


Dispone de una magnífica visión periférica del juego, de una lectura de las situaciones que pocos futbolistas tienen en esa difícil demarcación, donde hoy día sobreabundan jugadores muy físicos pero que muchos de ellas se “aturullan” en lo verdaderamente técnico y futbolístico.


Gundogan tiene una gran calidad en la conducción del esférico sin exponerlo ni perderlo, y una muy buena técnica de pase ambidiestra. Siendo preferentemente diestro también sorprenden sus recursos técnicos con la pierna izquierda, lo que le permite pasar bien con esa pierna, disparar con tino y sobretodo poder recepcionar y controlar de primeras evitando la presión directa del rival y ganando unas preciosas décimas para sortear y franquear a los contrarios.

 

Su último pase es de los que hacen daño, de los que son un caramelo para los desmarques del exquisito polaco Lewandowski y/o de los no menos brillantes Reus y Goetze, o el propio Schieber cuando sale del banquillo.



Es sobretodo un centrocampista que brilla en la zona central donde verdaderamente dinamiza, galvaniza y da frescura al juego de circulación de su equipo; en otras palabras, pierde muchos enteros si se le desplaza a banda porque entonces pierde presencia en el juego y no tiene velocidad para llegar por zonas exteriores.


Aunque no sea físicamente muy potente, sí es un jugador muy trabajador e implicado en el juego solidario de repliegue, contención y recuperación. Y pocas veces se desdibuja tácticamente y/o atolondra.

 

Por último, en situaciones cercanas a gol llegando desde segunda línea y sin ser propiamente un medio llegador tipo Lampard, Gerrard, Clempsey, Harnik… sí tiene clase para definir con criterio y lograr algunos goles cada curso.

 

By CL - Mayo de 2013