Porque amamos el fútbol
Kondogbia title
Mónaco
Geoffrey Kondogbia
1993
Francia
1,88
Medio Centro
https://twitter.com/Kondogatoire

Centrocampista polivalente y total. Completo, versátil y “latifundista” por la cantidad de campo que abarca gracias a su exuberancia física y su impactante despliegue.

Los que no seguís rigurosamente sabéis que en el pasado europeo de Estonia, donde la España de los Oliver Torres, Alcácer, Jessé y Deulofeu pudo en una memorable semifinal  –que será históricamente recordada por aquellos que tuvimos la suerte de verla-, con la Galia de los Areola, Pogba, Kondogbia, Foulquier, Umtiti y Bahebeck, entre otros… , os destacamos ya entonces el papel del bueno de Kondogbia en la media, aunque quedaba eclipsado por ese “fuoriclassi” absoluto que es la bestia Paul Pogba, alguien llamado a reeditar páginas de historia en la línea de los inmensos Desailly y Patrick Vieira, también de raza negra, y cuyo impacto en aquél Europeo fue Descomunal!!, no tanto por sus asistencias y/o goles sino porque fue la confirmación de que Pogba es un jugador de otra DIMENSIÓN tal y como os dijimos en nuestro informe post-torneo que podéis consultar en el apartado “Jóvenes promesas”. Y el secretario técnico que no supiera atisbarlo que sea honesto, entregue el carnet de ojeador y se limite a jugar a fútbol en la Play Station.

 

En ese Europeo Kondogbia ya dio buenas muestras de que a ese nivel estaba físicamente sobrado y técnicamente autosuficiente si bien en ocasiones pecaba de impulsividad y precipitación, aspectos a mejorar cualitativamente en su fútbol. Este tipo va para fenómeno también, pero puntualmente creemos que se ve tan sobrado, que no mide bien la pausa y equivoca los tempos. En otras palabras, es muy bueno, pero a fecha de hoy en demasiadas veces se “Acelera”, ¿capici?.  Sin embargo en la medida que acumule experiencia y lime ese detalle de su brioso y ostentoso fútbol estamos en presencia de un centrocampista total y brutal, explosivo y dinámico, con gran capacidad física y resistencia, mejor zancada y fortísimo disparo, además de descaro para encarar y regatear. Su longilinea figura puede transmitir inicialmente cierta torpeza, pero nada más lejos de la realidad. Es un jugador para robar y jugar, que recuerda al Seydou Keita (que también salió del Lens, como el inmenso Varanne) que también llegó a Sevilla pero que puede llegar a superarle en prestancia técnica. Keita acabó deviniendo más posicional y físico que técnico con los años, es decir, algo así como una “progresión inversa” (¿?), por el contrario, en el caso de Kondogbia creemos que los años sólo pueden hacer que mejorarle (ocurre que el juego de rondo y posición del Barça hace que los jugadores mejoren en el fútbol de triangulación pero se arruguen en el de riesgo y desborde y se corre el peligro de “horizontalizar” demasiado a los futbolistas en autómatas del control y pase). ¿O es que si no desbordasen Iniesta y Messi en el Barça os pensáis que alguien lo haría? Pues eso…hace un tiempo Thiago alcántara era más descarado, pero alguien le ha inoculado que el ejemplo a seguir es “Xafi” y su fútbol cloroformo de control anestesiante  donde es más trascendente no perder un balón que eliminar un rival, y el hispano brasileño se nos está rutinarizando…,¡¡ a qué también os dais cuenta!! Y no nos malinterpretéis, tan solo entendemos que como en todo en la vida hay que buscar el equilibrio, es decir, el control sin desborde es EMPATE o combate nulo; y el desborde alocado sin control, casi siempre también Empate o DERROTA.

 

Insistimos en que Kondogbia es un compendio de fuerza, garra y calidad. Y que colectivamente tiene que ser más consciente del juego corporativo y no interpretar tantas conducciones y soluciones individuales por mucha confianza que tenga en sí mismo. Asimismo debe aprender a amortiguar algo de esa fogosidad juvenil que degenera en entradas fuera de lugar y una sobreexposición a las tarjetas y amonestaciones.

Su ubicación en el campo dependerá del gusto de cada entrenador, pero puede ocupar el medio centro, el doble pivote y una posición de interior o volante que no sea “extremista” o muy abierta en banda.  No se trata de un ala abierta, aunque también pueda jugar ahí. A su edad nos gustaba más el Sissoko del Toulouse –por el que nos mojamos antes que nadie- y que ahora triunfa en el Newcastle, pero me da al hocico que este Kondogbia cada año que pase la va a romper más. Tan sólo tiene 20 años cumplidos ahora en Febrero. ¡Ojito al nene!

 

By CL – Marzo de 2.013